Ex presidente Kirchner intenta revalidar liderazgo en el peronismo argentino

BUENOS AIRES (AFP) – El ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) intentaba reconstruir su desgastado liderazgo en el gubernamental peronismo, al encabezar el viernes un acto evocativo de los 63 años de la gesta fundacional del partido, que presenta síntomas de disgregación.

Kirchner, de 58 años, fue el principal orador de un multitudinario mitin en la provincia de Entre Ríos (centro-este), en plena Pampa Húmeda, la región agrícola más rica del país, potencia mundial proveedora de alimentos.

“Queremos convocar a todos los argentinos en el disenso y la pluralidad”, lanzó Kirchner y llamó a la “construcción de un proyecto nacional y popular”, en un mensaje a partidarios y extrapartidarios.

En un acto con todo el folclore peronista, insistió en que “Argentina, en un proyecto latinoamericano, (…) puede mostrar que aquí la justicia social y la distribución del ingreso es posible”, y llamó a “recuperar el rol del Estado”.

Entre Ríos fue este año epicentro de una rebelión de agricultores, que realizaron una huelga de 128 días que puso en jaque a la presidenta Cristina Kirchner y a su marido, líder del Partido Justicialista (PJ, peronista), con quien comparte de hecho el poder.

El conflicto con los productores derrumbó los índices de popularidad de la mandataria de 50% a 20%. En la caída, Cristina Kirchner arrastró a su esposo.

Ambos propiciaban aumentar los impuestos a las millonarias exportaciones de soja, maíz, trigo y girasol, pero fueron derrotados en el Congreso, incluso con votos de peronistas y aliados del oficialismo.

La crisis se extendió al partido de gobierno, donde renacieron los focos opositores liderados por el mayor adversario de los Kirchner, el ex presidente Eduardo Duhalde (2002/03).

Los fieles de Duhalde, envalentonados con la devaluación política de los Kirchner, organizaron este viernes otros actos alternativos de homenaje al llamado ‘Día de la Lealtad’ donde se escucharon fuertes críticas al gobierno, apuntando en particular contra la política agraria y de derechos humanos.

El 17 de octubre de 1945, una gigantesca movilización obrera reclamó y consiguió la liberación del líder populista Juan Perón, un impulsor de leyes laborales y sociales que había sido confinado en una isla por la dictadura del general Edelmiro Farrell (1943-1946), de cuyo gobierno era ministro.

El entonces coronel Perón, creador del movimiento justicialista, fue electo presidente argentino en comicios libres en 1946, reelecto en 1952, y accedió por tercera vez a la presidencia en 1973.

La presidenta Kirchner encabezó otro de los actos recordatorios en una comuna popular de la periferia oeste, con respaldo de los poderosos alcaldes del mayor distrito del país y baluarte peronista, la provincia de Buenos Aires (centro-este).

“El Peronismo fue la respuesta argentina a un mundo dividido después de la Segunda Guerra Mundial, entre el capitalismo más individualista y el estatismo estúpido”, dijo la mandataria y lo comparó con la crisis en el mundo, al sostener que es “un momento histórico, tan fundacional como el 17 de octubre de 1945”.

Los actos oficialistas contaron con el respaldo de la central obrera peronista y mayoritaria Confederación General del Trabajo (CGT), cuyos jefes se mantienen leales al kirchnerismo, una variante socialdemócrata del peronismo.

Al margen de los actos permanecían otros opositores internos a los Kirchner, como el ex presidente Carlos Menem (1989-1999), un liberal a quien se comenzó a juzgar esta semana por contrabando de armas a Ecuador y Croacia durante su presidencia.

You must be logged in to post a comment Login