.Fue recordado el compositor Charles Ives con un concierto.

México, 19 Oct (Notimex).- Dentro del ciclo Músicas en Singular,
auspiciada por la Fundación Argentina Szterenfeld, se presentó el
pasado 3 de septiembre en la Biblioteca Nacional, en Buenos Aires, el
cuarto concierto integrado por obras del reconocido compositor
estadounidense Charles Ives, quien nació el 20 de octubre de 1874.

El programa para este concierto lo constituyeron: Piano Sonata
N§ 2, Concord, Mass., 1840-1860 y Canciones. Bajo la dirección de
Gerardo Gandini, quien definió estas obras como posmodernas antes del
modernismo mismo, y definió al compositor como un adelantado a su
época, ocupa Charles Ives, un lugar único e inusitado.

El recital finalizó con la interpretación de 13 (la última, “Two
Little Flowers”, fuera de programa) de las 114 canciones que compuso
Ives, a lo largo de su vida.

Ives, cuya imaginación y técnica innovadora se anticiparon a la
música del siglo XX, inspiraron posteriormente a un buen número de
jóvenes intérpretes.

Logró darle a sus composiciones la politonalidad, la disonancia,
la poliritmia, y la polimétrica, únicas e identificables realizadas
por dicho músico.

Ives vino al mundo en Danbury, Connecticut (Estados Unidos), y
de su padre, quien era miembro de la banda local, recibió las
primeras lecciones de música,

Alentado por su progenitor, no tardó en improvisar libremente al
piano, sin tener en cuenta las reglas de composición académica, pero
poco tiempo después se convirtió en el organista de la localidad y en
1893 se presentó como tal en New Haven.

Posteriormente ingresó a la Universidad de Yale, donde recibió
cátedra del prestigioso compositor estadounidense Horatio Parker, se
graduó en 1898, en ese mismo año falleció su padre, hecho que provocó
en el compositor una profunda depresión.

Sus experimentos de politonalidad, uso simultáneo de dos o más
tonalidades, incluyen su primera pieza para órgano, titulada
“Variations on América”, y la disonancia de su música es estructural,
procede del impacto violento de las teclas.

A los 24 años entró a trabajar a una compañía de seguros en la
ciudad de Nueva York, pero siguió ejerciendo como organista en la
Iglesia presbiteriana de Bloomfield, en New Jersey.

La variedad de sus fuentes de inspiración se convirtieron para
el compositor en una declaración ideológica derivada en parte por el
trascendentalismo filósofico, escuela de pensamiento asociada a la
Nueva Inglaterra de mediados del siglo XIX.

En 1906 fundó “Ives & Myrick, su propia compañía aseguradora,
que le permitió ganarse la vida sin tener que depender de su música,
demasiado innovadora para el gusto de la época.

Con la estabilidad económica que le proporcionó su empresa, Ives
decidió contraer matrimonio en 1908 con Harmony Twichell.

Su gusto por la experimentación sonora lo llevó a componer obras
como “Three Quarter Tone Pieces, para dos pianos afinados a una
distancia de un cuarto de tono, o “From the Steeples and the
Mountains, para trompeta y trombón.

A los 56 años Ives decidió abandonar los negocios y la
composición, debido a que sufría diversos problemas de salud, sin
embargo plasmó en sus obras principales, como “Concord”, “Cuarteto de
cuerda número 2”, o la “Sinfonía número 4”, estilos que sintetizan el
hecho artístico y poco tradicional para su época.

Del resto de su producción destacan 10 salmos para coro y
órgano, dos colecciones orquestales, “Three Places in New England” es
la primera, varias obras cortas orquestales y piezas para piano,
entre ellas más de 20 estudios.

La mayoría de sus trabajos musicales se descubrieron después de
su muerte, ocurrida el 19 de mayo de 1954 en la ciudad de Nueva York,
fue durante la década de los cincuentas cuando sus obras llegaron a
influir a toda una generación de músicos.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login