Indígenas colombianos mantienen protesta por ancestrales reivindicaciones

BOGOTA (AFP) – Los 1,3 millones de indígenas colombianos entraron el sábado en la segunda semana de una minga (jornada comunitaria), convocada para reclamar tierras que aseguran les pertenecen ancestralmente, en una protesta que deja un muerto y que el gobierno afirma instiga las FARC.

“Estamos en pie de lucha por el genocidio de los pueblos indígenas en el país”, dijo a la AFP el secretario general de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Luis Fernando Arias, quien advirtió que la protesta es indefinida “hasta que el presidente Álvaro Uribe nos escuche”.

Este sábado, el mandatario anunció públicamente que su gobierno comprará tierras para entregárselas a los aborígenes en el departamento (provincia) de Cauca, en el suroeste, pero advirtió que la policía antimotines continuará en la zona.

La oferta fue rechazada por el presidente de la ONIC, Luis Evelis Andrade, quien dijo a la AFP que “el problema no es solamente de tierra para el Cauca”, tras señalar que “hay 400.000 indígenas sin tierra en todo el país”, y anunció que la protesta continúa.

La minga se inició el pasado sábado con movilizaciones de aborígenes en todo el país para presionar el cumplimiento de acuerdos suscritos con el gobierno de Uribe en 2005, y otros que dicen no les han cumplido desde hace 15 años.

El foco de mayor tensión de las protestas se encuentra en el departamento de Cauca, donde el miércoles y el viernes se presentaron violentos enfrentamientos entre los indígenas y la policía, que según los aborígenes dejaron un muerto y cerca de un centenar de heridos, algunos de bala.

Los choques con los uniformados se registraron cuando agentes antimotines se enfrentaron a cientos de indígenas que bloqueaban la carretera Panamericana, paso obligado del comercio con Ecuador.

El director de la Policía Nacional, general Oscar Naranjo, informó que 19 agentes resultaron heridos, diez de gravedad y uno perdió sus manos por un explosivo.

Naranjo denunció el viernes que tras las violentas protestas en el Cauca está el sexto frente de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), lo que niegan los indígenas.

“No hay ningún tipo de infiltración ni ningún interés oscuro”, aseguró el secretario de la ONIC el sábado en declaraciones telefónicas desde el lugar de las protestas, a la AFP.

El reclamo por la tierra, el cumplimiento de acuerdos suscritos por el gobierno, el respeto a sus derechos, su neutralidad frente al conflicto armado, y la firma por parte del gobierno colombiano de la convención de los derechos indígenas de la ONU, son las principales reivindicaciones.

De acuerdo con la ONIC, el conflicto armado que padece el país se ha cobrado la vida de 20 indígenas este año, tanto a manos de las FARC, los paramilitares de extrema derecha o la fuerzas armadas.

Respecto a los reclamos de tierras, el presidente Uribe asegura que los aborígenes poseen 27% del territorio del país.

Pese a que el secretario de la ONIC reconoce como cierto ese porcentaje, afirma que desde 1961 el gobierno colombiano sólo les ha entregado en total 200.000 hectáreas y las demás han sido conservadas por ellos.

Por su parte, los 225.000 indígenas Uwa que habitan al noreste del país, señalaron que su lucha es para evitar que la estatal petrolera Ecopetrol explote en su territorio.

“El gobierno dice que no está haciendo sísmica dentro del resguardo, pero tememos que después, cuando estén ya explorando, penetren al resguardo. El petróleo es la sangre de la madre tierra”, dijo a la AFP Armando Tegria, secretario del consejo de su comunidad.

También se oponen a un tratado de libre comercio (TLC) suscrito por Colombia con Estados Unidos, porque según Tegria “vienen las multinacionales y saquean los recursos naturales de los territorios indígenas”.

You must be logged in to post a comment Login