Bolivia: acuerdo para referendo Constitucional conjura explosiva situación

LA PAZ (AFP) – Congresistas oficialistas y opositores acordaron convocar a referendo en Bolivia por la nueva Constitución, que incluye la reelección presidencial –y en este caso la de Evo Morales– por una sola vez, con lo cual se conjuró una situación explosiva por la amenaza de movimientos sociales contra el Parlamento.

El acuerdo fue anunciado por el vicepresidente de la República, Alvaro García Linera. “Quiero comunicar que hoy las cuatro fuerzas políticas (oficialista y opositoras) han logrado un acuerdo decisivo que completa la estructura del texto constitucional”, afirmó, rodeado de parlamentarios de los partidos políticos.

El funcionario señaló que el texto constitucional estipula la reelección presidencial por una sola vez. A su vez, Morales se habría comprometido a no intentar plantear que los mandatos se empiecen a contar a partir de la vigencia de la nueva Constitución (interpretación que implicaría dos potenciales mandatos más). Con esto, su mandato iría como máximo hasta 2014.

El acuerdo establece que el referendo para validar la nueva Constitución se realizará el 25 de enero de 2009, y que en diciembre de ese año serán las elecciones generales -adelantadas 12 meses sobre su fecha original- para renovar los poderes Ejecutivo y Legislativo.

El acuerdo pone fin a meses de disputas políticas en torno de la Constitución, y especialmente desactiva una peligrosa situación pues los movimientos sociales adeptos a Morales habían llegado este lunes a La Paz para rodear el Congreso y habían amenazado con obligarlo a cerrar si no se llegaba a una solución.

La multitudinaria marcha, encabezada por el presidente Morales, llegó hasta la Plaza de Armas de La Paz poco después del mediodía del lunes con esa consigna.

Fueron unas 50.000 personas que marcharon hasta el centro de La Paz convergiendo desde los cuatro puntos cardinales para apoyar a Morales.

La tensión que marcó el comienzo de la jornada por las amenazas de los líderes de la marcha empezó a ceder a medida que en el Congreso opositores y oficialistas anunciaban un acuerdo inminente. Dicho acuerdo fue alcanzado -según varios dirigentes- gracias al compromiso de Morales de presentarse a una sola reelección, lo que le permitiría gobernar hasta 2014 y no hasta 2019.

El punto de inflexión en la jornada fue precisamente cuando el ministro de Agricultura, Carlos Romero, anunció que el presidente había aceptado esta fórmula constitucional.

Más tarde dos dirigentes, un oficialista y otro opositor, anunciaron por separado el acuerdo, con lo cual terminó por ceder el ambiente tenso que se vivía en la capital política de Bolivia.

Temprano en la mañana del lunes, Fidel Surco, líder de la movilización, había dicho: Los parlamentarios “tienen que sesionar hasta mediodía, tienen que aprobar la ley, de lo contrario vamos a cerrar el Congreso”.

La nueva Constitución, principal propuesta política de Morales, es vital para consolidar su visión estatista e indigenista.

Para aprobar una ley de referendo constitucional era vital un acuerdo pues se requieren dos tercios de los votos (105 de 157 escaños), una cantidad que no posee el oficialismo. En total cuenta con 84 votos y tres fuerzas opositoras suman 73.

Tras el anuncio de García Linera, el Congreso debe reunirse este mismo lunes, y el presidente Morales debe promulgar de inmediato la ley de convocatoria a referendo.

A pesar de la distensión en la situación a media tarde, analistas independientes y dirigentes políticos opositores mostraron su inquietud por la intimidación a la que estuvo sometido el Congreso, y que además ésta fuera dirigida directamente por el presidente.

Las autoridades regionales han señalado que estarán vigilantes a que en la nueva Constitución se plasme su anhelo de dotarse de regímenes autonómicos, que fueron aprobados a mediados de este años en referendos -no reconocidos por el gobierno- en los departamentos de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando.

You must be logged in to post a comment Login