La reelección presidencial frena la nueva Constitución boliviana

LA PAZ (AFP) – La posibilidad de que el presidente Evo Morales pueda ser reelegido impidió el domingo un acuerdo en el Congreso de Bolivia, para someter a referendo el proyecto de nueva Constitución -clave para el gobernante-, mientras miles de indígenas se acercan a La Paz para demandar el plebiscito.

“No hay más observaciones a temas de fondo, queremos entender que éste (el rechazo a la reelección) es un chantaje (de la oposición)”, afirmó el ministro de Agricultura, Carlos Romero, quien aseguró que la oposición, sobre todo el partido Podemos, del ex presidente liberal Jorge Quiroga, se opone a acortar el mandato de Morales y a la posibilidad de que pueda ser reelegido de inmediato.

La oposición denuncia que la nueva Carta Magna, tal como está redactada, le permitirá al jefe de Estado gobernar hasta el 2019 e insiste que el gobernante respete la ley fundamental con la que fue elegido que señala que su mandato concluye en enero de 2011.

Romero, uno de los negociadores del oficialismo, dijo que “queremos denunciar de manera enfática y categórica que aquí hay una suerte de puñalada que se le puede asestar a la democracia y este proceso de cambio (políticas gubernamentales)” por la actitud opositora. Según la autoridad, el oficialismo planteó a la oposición que la reelección presidencial sea dirimida en una consulta popular, lo que tampoco fue aceptado.

El oficialismo reiteró que en el diálogo, comenzado hace una semana, ya se acordaron hacer ajustes de forma y fondo a “más o menos un centenar de artículos” de los 400 que tiene la norma, y aseguró, sin entrar en detalles, que las observaciones opositoras han sido respondidas, por lo que corresponde “entrar a decisiones políticas”.

El Congreso bicameral se instaló el sábado para comenzar a discutir la convocatoria a referendo para aprobar la nueva Constitución, vital para que el presidente Evo Morales pueda afianzar su programa político, asentado en una visión con fuerte dosis indígena y estatista.

Tras una interrupción el sábado, el Parlamento reiniciará sus sesiones en las próximas horas, anunció el influyente diputado del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), César Navarro, independientemente de que haya o no un acuerdo final con tres partidos rebeldes, entre ellos Podemos, el más fuerte de la oposición.

Mientras los legisladores discuten un acuerdo, avanza sin pausa una marcha a La Paz, conformada por miles de campesinos, indígenas y obreros, leales al presidente Morales, que pretenden presionar al poder Legislativo a convocar a referendo constitucional.

Los marchistas se encontraban este domingo a unos 10 km al sur de la capital, donde tenían previsto pernoctar para entrar a La Paz el lunes. Fidel Surco, el poderoso dirigente campesino y principal promotor de la movilización, aseguró en las últimas horas “que vamos a ser más de 100.000 personas en La Paz, porque están llegando más gente de las provincias (rurales)”.

Los manifestantes, que están dispuestos a incluso tomar el Parlamento por la fuerza, pretenden desactivar el bloqueo a la ley de convocatoria a plebiscito, si en definitiva fracasa un pacto, pues la oposición controla la Cámara de Senadores.

Además, esa ley requiere dos tercios (105 de 157) de votos del Congreso en pleno, que el oficialismo no posee y que por ello está obligado a pactar con fuerzas políticas de derecha y centroderecha, aunque no se descarta que el MAS argumente que sólo necesita de simple mayoría (79 votos). El oficialismo cuenta con 84 votos y tres fuerzas opositoras suman 73.

You must be logged in to post a comment Login