Perú: rivalidades policiales generan primera crisis a nuevo primer ministro

LIMA (AFP) – El primer ministro peruano, Yehude Simon, afronta su primera crisis, a poco de ser designado en el cargo, por rivalidades entre el nuevo ministro del Interior, Remigio Hernani, y el jefe de la policía, Octavio Salazar.

El titular del Interior -quien asumió su cargo la semana pasada, como el resto del gabinete- mostró su incomodidad por la postura del general Salazar de mantenerse como director de la Policía Nacional y no haber presentado su dimisión protocolaria tal como lo hicieron todos los funcionarios de su sector.

“Todos han tenido la dignidad de poner sus cargos a disposición, a excepción del director de la policía; evidentemente se tiene que tomar una decisión en el transcurso de las siguientes horas”, dijo este lunes el ministro a la emisora RPP.

Sin embargo, el primer ministro Simon dijo después que “con el general Salazar no puede pasar nada, lamento muchísimo estas declaraciones públicas de (los mandos de) las fuerzas policiales, donde los problemas se zanjan de una manera que no es la más conveniente”.

“Acabo de conversar con el ministro y le he dicho que me parece muy poco positivo que estemos dando declaraciones que afectan a las personas”, remarcó. “No le he llamado la atención, pero le he pedido que por favor se acaben este tipo de comentarios”, añadió, remarcando que es necesario que la policía esté homogénea.

Ante el virtual respaldo del primer ministro a Salazar se desconoce aún la reacción del ministro, quien había reclamado “la libertad de poder elegir a las personas con las que debo trabajar”.

Hernani forma parte del nuevo gabinete ministerial presidido por Yehude Simon, quien juramentó el pasado martes con su nuevo equipo en reemplazo del gabinete que dirigió Jorge del Castillo tras una crisis política motivada por un escándalo de corrupción en licitaciones petroleras.

Fernando Rospigliosi, ex ministro del Interior en el anterior gobierno de Alejandro Toledo, opinó que Salazar tendría respaldo en el más alto nivel del gobierno.

Su parecer coincide con versiones de la prensa que señalan que el jefe de la policía tendría el respaldo del presidente Alan García, el único que podría removerlo.

Rospigliosi anotó que el entredicho entre ministro y jefe policial da la sensación de desorden en el nuevo gabinete.

“No puede ser que se le obligue a trabajar con alguien con quien está enfrentado. Eso no tiene sentido y lo que va a ocurrir es una pelea entre ambos”, añadió.

Hernani, un general policial en retiro que criticaba la gestión de Salazar, estimó que los planes de seguridad que puso en práctica “son erráticos totalmente y no resisten el menor análisis”.

El experto en temas de seguridad, Gabriel Prado, aludió a que el fondo del asunto son rivalidades entre grupos de la alta oficialidad de la policía peruana.

Prado consideró que la renuncia anunciada el sábado por el general Jorge Cárdenas, quien era jefe de la dirección de inteligencia del sector Interior, formaría parte de esas pugnas.

“Son conocidas las discrepancias entre Cárdenas y el nuevo ministro”, añadió.

Cárdenas presentó su renuncia alegando que no acatará órdenes de un “preso por terrorismo” en los años 90 refiriéndose al primer ministro Simon.

Simon fue acusado sin pruebas de vínculos con el guevarista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) y por ello pasó ocho años en la cárcel -de una condena a 20- hasta que fue indultado en 2000.

El ministro Hernani precisó que Cárdenas usó ese pretexto porque sabía que iba a prescindir de sus servicios.

“Pero se adelantó y para salir como héroe simplemente embarra la dignidad del primer ministro sin ninguna justificación”, puntualizó el ministro.

You must be logged in to post a comment Login