La bella reina jordana Rania acapara miradas en Chile

SANTIAGO (AFP) – Distinguida, vestida siempre impecablemente y sonriendo a todos los que la saludan, la reina Rania de Jordania, en visita oficial junto a su marido, el rey Abdalá II, acapara miradas y atención en Chile, donde se ha dedicado a visitar escuelas y jardines de infantes.

“¿Habían visto alguna vez a una reina?”, preguntó el martes la ministra de Educación Mónica Jiménez ante los alumnos sorprendidos y nerviosos de la pequeña escuela pública El Salitre, ubicada en una calle de casas bajas y sin muchos árboles en la periferia de Santiago.

Durante su visita, la reina pasó un momento en la sala de clases junto a su anfitriona mientras los alumnos repasaban lecturas y asistió a un acto en el patio de la escuela, donde la aplaudieron, le bailaron y le entregaron de regalo un libro del Nobel chileno Pablo Neruda.

Sin hacer ninguna declaración a la prensa, pero sonriendo todo el tiempo, la reina de 38 años y famosa por su afición a la alta costura aplaudió el baile, aceptó los obsequios y se retiró en medio de estrictas medidas de seguridad.

También la acompañaba la princesa Noor, esposa de uno de los hermanos del rey.

Los niños, que reconocían nunca haber visto a una reina, le tomaban fotos y a coro la declaraban ‘muy bonita’. Afuera de la escuela, antes de subirse al automóvil, Rania se dio tiempo para saludar a vecinas que llegaron a conocerla.

El lunes, durante su primer día de visita a Chile, visitó un jardín de infantes, también en un barrio popular de Santiago, después de ser recibida junto a su marido en el palacio de La Moneda por la presidenta Michelle Bachelet.

“Rania convirtió humilde jardín en un palacio”, escribió el popular diario La Cuarta.

En la noche, en cambio, fue la figura más distinguida y rutilante de una cena ofrecida en honor de los monarcas en la casa de gobierno, según consignaban este martes los diarios chilenos afirmando que Rania “iluminó La Moneda”, como escribió Las Últimas Noticias.

“Fue la figura principal de la velada, opacando incluso a su esposo”, afirmó el diario.

El lunes por la noche se transmitió además una entrevista con la Televisión Nacional. En la conversación, más allá de su fama como una de las mujeres más hermosas del mundo, se preocupó de aclarar que quiere ser la voz de los musulmanes moderados que hoy son víctimas de estereotipos.

“Siento que hay una crisis de confianza entre oriente y occidente. Creo que hay muchos conceptos equivocados respecto al mundo árabe y musulmán”, postuló la esposa de Abdalá II, cuyo reinado en considerado moderado dentro del mundo árabe debido a su acercamiento a Occidente, en especial a Estados Unidos e Israel.

“Por eso tengo la obligación de ser la voz de la mayoría de los musulmanes moderados que no se sienten representados y que son víctimas de los estereotipos por culpa de las acciones de unos pocos extremistas”, afirmó Rania, hija de padres palestinos nacida en Kuwait.

La reina, madre de cuatro hijos y que estudió administración antes de casarse con Abdalá II, también se ha preocupado de defender los derechos de las mujeres en el mundo musulmán.

You must be logged in to post a comment Login