Mujeres ativistas relacionan leyes antiinmigrantes con la violencia doméstica

Las nuevas leyes de inmigración en este país están impidiendo que las mujeres denuncien la violencia doméstica de la que son víctimas, afirmó Dilcia Molina coordinadora del proyecto “Entre Amigas” de La Clínica del Pueblo en Washington.

“Todas estas leyes antiinmigrantes son parte de la violencia doméstica, porque las mujeres sienten temor de acudir a las autoridades a presentar una denuncia de maltrato”, enfatizó.

Criticó Molina en particular las leyes del estado de Virginia, donde se construyen dos cárceles para albergar a los inmigrantes sin documentos, pero que no se habilita o construye un refugio para las mujeres que sufren por abusos de sus parejas.

Uno de esos casos es el de la hondureña Reina Núnez, quien sufrió de su pareja en el pasado, pero que ahora prefiere vivir sola, lejos de él y con ayuda pública, que estar a su lado.

“Mi marido fue capaz de darme siete puñaladas con intenciones de matarme mientras vivíamos en Nueva Orleans, pero cuando llegó el huracán Katrina aproveché para separarme de él y quedarme por un tiempo en el DC Armory como refugiada. Ahora no sé donde se encuentra él, si está preso o fue puesto en libertad”, dijo esta madre de cinco hijos, cuatro de ellos viven en Honduras.

Es tanto el trauma que le ocasionó el violento ataque de su ex pareja, que ahora lo relaciona con cualquier problema que le ocurre en su vida diaria en soledad.

“Ahora estoy inhabilitada, soy diabética y no puedo hacer fuerza en un trabajo por las lesiones que recibí en los intestinos cuando mi marido me atacó; se pueden descoser. Por eso estoy viviendo de la caridad pública”, se explicó Núnez mientras lloraba durante una rueda de prensa en La Clínica del Pueblo.

Núnez participará en una marcha y vigilia de las Agencias Latinas Unidas, que tendrá lugar este viernes 24 de octubre y saldrá del Parque de las Palomas (calles 16 y Columbia Rd.) en dirección a la esquina de las calles 14 y Park Rd. al noroeste de Washington.

Según Karla Ramos, de la clínica Mary’s Center ese centro de cuidados materno-infantiles ofrecen ayuda para las víctimas de la violencia.

“La violencia doméstica no es asunto privado, es un delito grave y una inquietante cuestión de salud pública que podría conllevar maltrato físico, sexual, psicológico o emocional de una actual o previa pareja íntima por la otra”, dijo Ramos.

Agregó Ramos que se puede ser víctima de la violencia doméstica independientemente de la edad, ascendencia racial o cultural, nivel de formación educativa, posición económica o creencias religiosas.

Señaló además que algunos perpetradores carecen de la habilidad para controlar sus acciones y no saben cómo reaccionar apropiadamente y sin violencia ante el estrés y el descontento.

El teléfono al que las víctimas pueden solicitar asistencia las 24 horas es el 1-800-799-7233.

Algunos factores que contribuyen al maltrato.

• Necesidad de poder y control, procedencia de una familia abusiva, sentimientos de ineptitud y estrés.

• El alcoholismo o el abuso de las drogas no ocasionan la violencia doméstica, pero la borrachera y el arrebato por las drogas intensifican el comportamiento violento ya existente.

• Las víctimas de violencia doméstica sufren lesiones físicas que perjudican la salud y podrían resultar en discapacidades permanentes. Estas lesiones podrían interferir en el desempenño laboral y por ende afectar sus ascensos.

• Aparte de la violencia física, el perpetrador podría valerse del maltrato emocional y verbal, aislamiento y amenazas para ejercer poder y control sobre su pareja.

• Las amenazas, ya sean de violencia, suicidio o de llevarse a los hijos, son tácticas comunes que usan los perpetradores.

• Los efectos emocionales de la violencia doméstica suelen ser más devastadores que la agresión física. Puede que la víctima se aparte de las amistades y familiares debido a los intentos del perpetrador de aislarla.

• A medida que el sistema de apoyo de la vítima s

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login