Comparte Anamari Gomís su experiencia como depresiva crónica

* La narradora y catedrática se retrata en “Los demonios de ladepresión”

Por Juan Carlos Castellanos C.
México, 23 Oct (Notimex).- La escritora Anamari Gomís, quien la
víspera presentó su libro “Los demonios de la depresión”, aseguró que
este trastorno es “un estado en el que la vida se va alejando de uno,
como si fuera una película. Vemos que ya no participamos en eso que
se está yendo, y lo único que queremos es desaparecer, yo soy
depresiva crónica”.

Entrevistada antes de presentar su nueva obra en una galería de
libros de esta ciudad, Gomís (México, 1950) dijo que “el depresivo
sufre estados de ansiedad, ataques de pánico y angustia reflejada en
enfermedades físicas de otro tipo, por eso es vital su diagnóstico y
atención”.

Refirió que solamente la puede diagnosticar el psiquiatra, “la
depresión es una enfermedad clínicamente tipificada, que no se puede
curar tan fácilmente. No es que uno se lo proponga, uno puede
amanecer un día deprimida y otro no”. Sobre la felicidad, la autora
expresó su forma de concebir a ese sentimiento.

“Nadie es feliz. La felicidad está hecha de momentos pequeños en
la vida que debemos saber descubrir y aprovechar”. Esa, tal vez, sea
la enseñanza del libro: “identificar los destellos felices y ante los
signos de la depresión, correr con el psiquiatra y no pensar que es
algo que cada quien puede resolver sólo”.

Para la narradora, una urbe como la Ciudad de México puede ser
un detonante para la depresión, “porque vivimos presionados, alcanzar
la felicidad” es muy difícil, y porque tenemos que ser guapos, altos
y ricos, como nos enseñan los modelos y paradigmas de los medios de
comunicación, como el cine y la TV”.

Reconoció, sin embargo, que la gente se deprime lo mismo en el
campo que en las montañas, en las costas, en los valles, en el Polo
Norte, en la Selva Amazónica, en Africa y en Asia, igual que en
Europa y América, “porque es un problema inherente al cerebro
humano”.

Este libro se inscribe en la colección de obras escritas por
autores en torno a diferentes enfermedades del cuerpo. Pero ella
escribió sobre su enfermedad de la mente. “Soy depresiva crónica y me
pareció que esta era una oportunidad enorme para explicar a la gente
cosas que, con dolor y trabajo, yo descubrí”.

Sigue
Comparte Anamari. dos. descubrí”.

Todo comenzó en el año 1981, en Nueva York, cuando Anamari se
encontraba estudiando su maestría y su doctorado. “Tuve una gravísima
depresión, una experiencia realmente espeluznante; creí que me estaba
volviendo loca y la peor imagen que me queda de esa crisis, es la de
muchísimas fobias que tuve”.

A ella le daba miedo subir al metro, entrar al elevador y los
objetos punzocortantes “porque pensaba que me podía matar”. En ese
estado, acudió al médico especialista, un psiquiatra, quien le
diagnosticó depresión. Al cabo del tiempo, la entrevistada comenzó a
estudiar lo concerniente a ese trastorno.

“Estudié no como médico psiquiatra, sino como paciente. Eso me
sirvió para conocer, verdaderamente, a los demonios de la depresión,
que son entes que amenazan, muerden y dejan al paciente sin sangre,
como los vampiros”. Con esa idea, escribió la obra, “para que los
depresivos se entiendan a sí mismos”.

El libro está dedicado para las víctimas de la depresión y para
aquellos que conviven con este tipo de personas. Para quienes no
entienden lo que es esta enfermedad, incluyendo a muchos médicos que
ven a pacientes severamente deprimidos sin saber atenderlos,
ignorando la terrible sombra que hay detrás.

Por experiencia propia, Gomís explicó que “tras la depresión se
alza una sombra inmensa, que es la del suicidio”. La escritora
descubrió que el origen de su padecimiento tiene su origen en el
funcionamiento del cerebro, aunque es común que un detonador externo
provoca que la depresión aflore en un tris.

“Hay gente que tiende a la depresión y hay gente que no. Sin
embargo, es normal que alguien se deprima si ha pasado algo triste o
terrib

You must be logged in to post a comment Login