Condoleezza Rice llega México para tratar agudización de la violencia

PUERTO VALLARTA, México (AFP) – La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, llegó el miércoles a México para tratar con su homóloga anfitriona, Patricia Espinosa, la agudización de la violencia del narcotráfico, tema subrayado en rojo en sus respectivas agendas.

“México enfrenta dificultades sin precedentes en lo que se refiere al crimen y la relación entre crimen y drogas, lo que, evidentemente, debido a la amplia frontera que compartimos, tiene consecuencias significativas para Estados Unidos”, dijo Rice a la prensa a bordo del avión que la trasladó al balneario mexicano de Puerto Vallarta (oeste).

En la agenda de discusión también está la “Iniciativa Mérida”, que contempla ayuda técnica y en equipamiento para la lucha contra el narcotráfico a México, Centroamérica y el Caribe por 1.600 millones de dólares, que aún no han sido liberados por el Congreso estadounidense.

Rice aseguró que esos recursos empezarán a fluir porque se trata de un “asunto de urgencia” y “una prioridad nacional” para Estados Unidos.

“Aún estamos trabajando con el gobierno mexicano en la firma de algunos documentos para detallar la entrega de asistencia técnica” para la lucha contra el narcotráfico, añadió Rice.

Tom Shannon, jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina, dijo de su lado que posiblemente “en unas semanas” México empezará a recibir la ayuda técnica de Estados Unidos.

Luego de una cena programada el miércoles de noche, Rice y Espinosa se entrevistarán a puerta cerrada la mañana del jueves y posteriormente ofrecerán una rueda de prensa conjunta, antes de que la secretaria de Estado norteamericana abandone México.

El actual gobierno republicano de Estados Unidos apremia al Congreso, de mayoría demócrata, a transferir cuanto antes los aviones, helicópteros y demás equipamiento previsto en la Iniciativa Mérida para reforzar la seguridad de su vecino del sur.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, pidió el 7 de octubre a Washington acelerar ese procedimiento en aras de la responsabilidad compartida.

No sólo porque Estados Unidos es el primer consumidor de droga del mundo sino porque los atentados contra la seguridad pública en México están tocando también intereses norteamericanos.

El 12 de octubre fue baleado el consulado estadounidense en la ciudad de Monterrey (norte), ataque que se repitió el 16 de octubre y que forzó la cancelación de las actividades diplomáticas del día.

Se han cometido más de mil asesinatos a metros de la frontera estadounidense en Tijuana (noroeste) o Ciudad Juárez (norte), un clima de violencia que también se ha trasladado a prisiones como la de Reynosa (noreste), frontera con Hidalgo, Texas, donde el lunes murieron 21 reos en un motín.

A los carteles del narcotráfico se les atribuyen más de 3.800 asesinatos en lo que va de 2008, según recuentos periodísticos.

En Puerto Vallarta se adoptaron fuertes medidas de seguridad para la protección de Rice, con un dispositivo de 60 policías municipales, estatales y federales además de la propia escolta de la funcionaria, dijo a la AFP la secretaría de seguridad pública local.

La secretaria de Estado norteamericana llegó a México apenas 24 horas después de que el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, finalizara una visita a la capital mexicana en la que se reencauzaron las deterioradas relaciones bilaterales.

Pérez Roque firmó un acuerdo migratorio y escuchó cómo el Senado mexicano pidió por unanimidad al gobierno de Calderón que vote en la ONU por el fin del bloqueo estadounidense a Cuba.

You must be logged in to post a comment Login