Plan saudita es una "oportunidad" de paz: Shimón Peres

Jerusalén.- Los presidentes de Egipto, Hosni Mubarak, y de Israel, Shimón Peres, evaluaron el futuro del proceso de paz en la región así como asuntos bilaterales relacionados con la tregua en la Franja de Gaza.

Mubarak afirmó en rueda de prensa, tras la reunión con Peres en la localidad egipcia de Sharm El-Shej, en el Sinaí, que “no es nuestro el fracaso. Israel sabe perfectamente lo que hemos hecho para liberar al soldado Guilad Shalit”.

El presidente egipcio se refirió así a las negociaciones para liberar al militar israelí cautivo en Gaza, donde rige una tregua desde hace cuatro meses que pende de esas conversaciones.

Mubarak, mediador entre Israel y el movimiento islámico Hamás, que domina el territorio palestino de Gaza, vertió en las dos partes en pugna la total responsabilidad en el fracaso de las negociaciones para un canje de prisioneros.

“Si hay algún fracaso es de los otros”, aseguró en rueda de prensa conjunta con Peres, quien este jueves visitó esa localidad por primera vez desde la Cumbre Internacional Contra el Terrorismo de 1996.

Shalit fue capturado por el movimiento islámico en junio de 2006 y desde entonces Israel y Hamás negocian el canje. Para facilitar las conversaciones, ambas partes aceptaron una tregua hace cuatro meses, que debe expirar al concluir este año.

Mubarak destacó que pese a los obstáculos, su gobierno seguirá mediando y haciendo esfuerzos para lograr el canje y normalizar la situación en la zona, aunque criticó a Israel por seguir construyendo asentamientos en el territorio de Cisjordania.

Este territorio, a diferencia de Gaza, está controlado por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, con el que Israel negocia un acuerdo de paz.

“La construcción en los asentamientos en Cisjordania, la Ciudad Vieja (de Jerusalén) y la mezquita de Al-Aksa, tiene un impacto negativo en nuestras relaciones y en el proceso de paz”, indicó el jefe del Estado egipcio.

Peres, consultado por un periodista árabe, respondió al tema de la construcción en las colonias que “tenemos un problema”.

Ello porque “evacuamos (en 2005) 30 asentamientos en Gaza y nos es difícil entender por qué cuando los retiramos por la fuerza, Hamás comenzó a disparar cohetes contra nuestros civiles”, dijo.

“¿Cómo se puede explicar esto a los habitantes de Israel?”, preguntó retóricamente el presidente israelí al justificar porque su país no evacúa más colonias.

Expresó, no obstante, que el gobierno israelí se comprometió a evacuar los asentamientos y que “nosotros queremos con sinceridad crear un ambiente de confianza y buena vecindad entre los Estados”.

La visita de Peres fue la primera que efectuó un presidente de Israel a Egipto desde 2000, y al iniciar su discurso agradeció a Mubarak su papel en la diplomacia regional.

“Mubarak está parado ahí como piedra por la paz entre todos los pueblos. La llave al proceso de paz está en gran medida en sus manos, más que en la de cualquier otro”, declaró.

Más ambiguo fue sobre el futuro de la Iniciativa de Paz Saudita, un plan de los países de la Liga Arabe que desde 2002 ofrece la paz a Israel a cambio de retirarse de los territorios árabes que ocupó en la Guerra de los Seis Días de 1967.

Peres, que fue recibido con honores militares, manifestó que su país acepta ese plan y que gracias a él “nunca la paz estuvo tan cerca” y “sería un error perder la oportunidad”.

Fuentes diplomáticas dijeron al diario Haaretz que el presidente israelí pensaba exponer a su anfitrión un plan político para que distintos países árabes tomaran parte en las negociaciones de paz sirio-israelíes, de acuerdo con el plan saudita.

De manera oficial, la existencia de este supuesto plan no fue confirmada en la rueda de prensa, mientras que desde Jerusalén se aseguró que hasta ahora no hubo ningún cambio en la política oficial hacia esa propuesta, y es que “Israel lo acepta, pero con cierto cambios”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login