Sin perdón ni castigo

Eric Lemus*

En El Salvador, pocas veces la derecha y la izquierda están de acuerdo. Pero ahora ambas coinciden en un punto sensible para las víctimas de la guerra: la no derogación de la ley de amnistía que favoreció a involucrados de ambos bandos.

El tema volvió fugazmente a la discusión política después de que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) tomara distancia de la posición de las organizaciones de derechos humanos, que habían puesto el tema de nuevo en discusión.

La guerra civil salvadoreña (1980-1992) provocó más de 75.000 muertos y 10.000 desaparecidos, según estimó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sin embargo, tanto el candidato del gobernante Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Rodrigo Ã?vila, como Mauricio Funes del FMLN se oponen a la derogación de la amnistía.

La discusión se produjo en medio de la precampaña electoral, ya que El Salvador tiene elecciones municipales, legislativas y presidenciales en 2009.

Pequeña esperanza
Las organizaciones de derechos humanos expresaron malestar y demandaron una posición más consecuente de parte de la izquierda.

“Para mí es bastante duro, bastante difícil. Uno tiene la esperanza de que si llega el Frente (al poder), ahí podamos saber la verdad de nuestros seres queridos”, dice Guadalupe Mejía, directora del Comité de Familiares y Desaparecidos Políticos (CODEFAM).

Mejía perdió a varios familiares durante la guerra, entre ellos su marido.

“Era catequista y secretario de una organización campesina. A él lo capturaron el 9 de noviembre de 1977. Los soldados le quebraron sus brazos, le sacaron el ojo y lo asesinaron en una montaña”, rememora Mejía ante BBC Mundo.

Abrir heridas
El candidato del FMLN, Mauricio Funes, un ex periodista que encabeza los sondeos electorales, descartó la derogación de la ley de amnistía porque “implicaría crear un clima de ingobernabilidad, implicaría crear un clima que no permitiría construir un futuro”.

Para él la derogación es inviable “porque hay que ubicarnos en el momento en el que estamos. (…) Lejos de contribuir a la reconciliación, por el contrario, abriría heridas”, le dijo a la prensa local.

Pero Ovidio Mauricio González, director de Tutela Legal del Arzobispado de la Iglesia Católica, le precisó a BBC Mundo que no es necesario derogar la ley de Amnistía para aplicar justicia.

“Hay una resolución de la Corte Suprema de Justicia que dijo que esos casos (de crímenes de lesa humanidad) podrían ser investigados por los tribunales y que serían los jueces los que determinarían la aplicabilidad o no”, explicó Mauricio.

“A nivel moral sí me parece bueno derogar porque es una forma de reparación moral hacia las víctimas”, puntualizó el abogado.

Tutela Legal ha interpuesto una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por el caso El Mozote, en el que un batallón del ejército masacró a cerca de mil campesinos, entre ellos mujeres y niños.

No de veteranos
Sin embargo, la Asociación de Veteranos Militares de El Salvador (ASVEM), que está integrada por jefes militares señalados por violaciones a los derechos humanos, rechazó la derogación de la ley porque colocará en riesgo a la institución castrense.

El presidente de ASVEM y general retirado, René Emilio Ponce, lo dejó claro durante una concentración pública en la que afirmó que la derogación “no contribuye a la reconciliación. Por el contrario, va a profundizar la polarización política que actualmente vivimos”.

Al evento también acudió Rodrigo Ã?vila, el candidato presidencial de ARENA, para demostrar su respaldo al ejército.

“Yo me amarré las botas como ustedes. Todavía recuerdo el día en que me dieron mi fusil”, afirmó ante cientos de veteranos en alusión a su paso por la Brigada Patriótica, que fue una unidad paramilitar creada en 1989 y luego desmovilizada.

Complejidad
Contrario a las recomendaciones hechas por la Comisión de la Verdad, que auspició la ONU, la Ley de Amn

You must be logged in to post a comment Login