Ingrid Betancourt escribirá en 2009 un libro sobre su cautiverio

VIENA (AFP) – La franco-colombiana Ingrid Betancourt, que fue rehén de la guerrilla de las FARC, anunció este domingo en Viena, tras recibir el premio a “la mujer del año 2008”, que dedicará al menos la mitad del año que viene a escribir un libro sobre sus más de seis años de cautiverio.

“Me retiraré a principios del año que viene probablemente hasta septiembre u octubre” porque “creo que ha llegado el momento de hacer algo más, explicar a la gente lo que viví y compartir con la gente mis pensamientos y sentimientos”, explicó a la prensa.

Betancourt hizo estas declaraciones con ocasión de la entrega de ese galardón de la organización World Awards, presidida por el ex líder soviético Mijail Gorbachov.

La organización premió a Betancourt por “su compromiso por la libertad, la tolerancia y la democracia”.

Ingrid Betancourt precisó que deseaba “aislarse”, con su madre “para ser capaz de escribir todas esas cosas que se han convertido en muy importantes”.

Aprovechando su visita a la capital austríaca, la ex rehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), liberada el 2 de julio gracias a una operación militar sin derramamiento de sangre, se reunirá por la tarde con otra ex rehén famosa, la joven austríaca Natascha Kampusch.

Kampusch fue secuestrada a los 10 años cuando iba a la escuela por un hombre que la retuvo ocho años en su casa, en los suburbios de Viena, de la que logró huir el 26 de agosto de 2006. Su secuestrador se suicidó ese día.

“Voy a reunirme con alguien próximo a mi corazón, será importante para las dos hablar tranquilamente de ciertas cosas”, subrayó, sin querer entrar en detalles.

“Sé que no ha sido capaz de explicar lo que le ocurrió”, agregó, refiriéndose al silencio que la muchacha ha mantenido sobre la relación con su secuestrador.

Betancourt se refirió también al caso de Josef Fritzl, el hombre que violó y encerró a su hija durante siete años en el sotano de casa, relación de la que nacieron siete hijos.

“No veré a la familia Fritzl porque están en un lugar especial. Quiero decir lo mucho que los quiero, lo mucho que los entiendo, lo mucho que me importan”, afirmó la franco-colombiana.

Durante su retirada de la vida pública el año que viene, Betancourt cuenta con la fundación que está creando para continuar luchando por la liberación de “las 3.000 personas aún secuestradas en Colombia”.

Betancourt recordó que uno de los peores temores de esas personas es “que les hayan olvidado”: “uno de mis compañeros de cautiverio, liberado luego, dijo un día que habíamos sido secuestrados por las FARC y por el silencio de nuestro país”.

You must be logged in to post a comment Login