Recibe Pátzcuaro maratón de poetas del Mundo Latino.

Pátzcuaro, Mich., 26 Oct (Notimex).- La magia y el misticismo
que guarda Pátzcuaro fue el escenario perfecto para que este fin de
semana se llevará a cabo un maratón poético, que tuvo como
protagonistas a los invitados al Encuentro de Poetas del Mundo Latino
2008.

Ante el asombro y la curiosidad de los lugareños, desfilaron por
las callas de este pueblo en una especie de caravana de Babel que
dejó escuchar lo mismo frases en rumano, que en francés, italiano,
gallego, catalán, español y hasta flamenco.

La caravana concluyó en el auditorio del Antiguo Colegio Jesuita
de Pátzcuaro, el cual albergó una logia dispuesta a arrojar versos a
los cuatro vientos para compartir decenas de mundos diversos.

Entre los más de 25 poetas que participaron en el encuentro
poético estuvo el homenajeado del encuentro, el brasileño Ledo Ivo,
quien a sus 84 años dio muestra de vitalidad, lo mismo firmando
autógrafos que recitando algunos versos.

Jóvenes, no tan jóvenes y viejos subieron luego a la tribuna
para leer poesía al lado de poetas de todas nacionalidades y estilos.

Así, “Jotamario” rindió tributo a Marylin Monroe, la virgen de
los inadaptados, mientras los vates mexicanos arribaron con Hernán
Bravo Varela y su poema de la mujer peronista; Oscar de Pablo y “La
recua de elefantes que hay que cazar”, y el tabasqueño Alvaro Solís
con el “Padre contra el agua lunar”.

De igual forma apareció el portugués Nuno Júdice, quién llevó al
público a “una tarde de domingo en Central Park”; los versos de
Philippe Delaveu en francés, en honor a Johan Sebastian Bach, se
entremezclaron con el español castizo de las españolas Amalia
Bautista y la ex azafata de bellas formas Beatriz Russo.

El peruano Antonio Cisneros, ya entrado en años, corrió como
niño para ganar el turno en la mesa: “primero los de la tercera
edad”, dijo divertido Cisneros.

A pesar de lo largo del maratón, nadie parecía cansado de
escuchar con el mismo placer y atención toda la procesión.

Después vendría un nuevo peregrinar, pero ahora a los autobuses,
donde se desarrolló otro ritual, el de los tacos, los tequilas y las
canciones de José Alfredo Jiménez, convertidas en guaguancó, según
una crónica difundida por la Coordinación Nacional de Literatura del
INBA.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login