Escribe Rivera Garza para quien gusta de “aventarse” al vacío

* Nuevo libro invita al lector a repensar sus propias “fronteras”.

Por Lidia Chío Durán.

México, 27 Oct (Notimex).- La narrativa policial, el ensayo, la
ciencia ficción y el lenguaje poético se entremezclan en “La frontera
distante”, la más reciente libro de cuentos de Cristina Rivera Garza,
en los que el cuerpo y el crimen avanzan entrelazados.

Se trata, explicó la autora, de una serie de textos dirigida al
lector que “gusta de ponerse en un trampolín y aventarse al vacío,
aquel que goza con la posibilidad de ser otro y de encontrarse en
lugares que no conoce para experimentar sensaciones que todavía no le
son claras”.

En entrevista con Notimex con motivo del lanzamiento de este
volumen, Rivera Garza consideró que esta lectura “es una forma de
mostrar qué tan cerca está todo, incluso lo lejos, incluso el fin del
mundo o los fines del mundo que vivimos todos los días, desde que
abrimos los ojos hasta que los cerramos”.

El texto incluye 11 cuentos que fueron escritos entre 2001 y
2008, tienen algo en común a pesar de ser distintos entre sí, en
términos de anécdota y de estructura, y es que esta frontera a la que
se refiere el título no es una frontera geográfica, sino una
invitación “a reconsiderar las fronteras que nos hacen y que con
mayor o menor dificultad vamos cruzando día tras día”, apuntó.

“Muchos de los cruces fronterizos van marcados por la violencia,
desde la psicológica, cultural, hasta la física, Hay una conexión
inevitable con el mundo que estamos viviendo”, destacó.

Rivera Garza incluye en este libro a un personaje anterior, una
detective que investigaba el caso de los hombres castrados, en una
serie de asesinatos que aparecían en la ciudad.

“Este personaje me ha molestado tanto, me sigue acosando tanto,
que aquí aparece en cuatro de los cuentos, es la misma detective,
pero investiga casos distintos”, comentó.

En “La frontera más distante” investiga la desaparición de una
mujer tras un remolino, el paradero de una mano que fue pedida y
dada, así como la posibilidad de que un accidente con la electricidad
haya sido en realidad un asesinato.

A este personaje, dijo, le tocan casos perdidos, sin solución
desde el inicio, porque la detective es bastante torpe, con una vida
muy complicada y un rango bastante bajo en el Departamento de
Homicidios donde trabaja.

“Esta antiheroína merodea las fronteras distantes, con casos, en
los que se prestan mucho o están muy llenos de sentido del humor y
otros también de sentido de lo extraño y lo ominoso que va pasando de
texto a texto en el libro”, acotó.

También hay un relato en donde combina la escritura con la
antropología y la ficción, al respecto, dijo que es como ver tras
bambalinas cómo se hacen ambos textos, el antropológico y el
literario y tratar de conseguir en esa conexión un momento emotivo,
una sensación que trascienda la experiencia intelectual y que va
hacia el elemento más humano.

En “La frontera más distante”, la violencia, vista desde la
ficción y desde la forma en la que se vive este mundo contemporáneo,
a partir de la escritura no realista la pone también en el centro del
texto.

Cristina Rivera Garza nació en la frontera noreste de México
(Matamoros, 1964) y desde entonces ha repartido sus lugares de
residencia entre la República Mexicana y Estados Unidos.

Es doctora en Historia Latinoamericana y ha sido profesora de
varias universidades, en ambos países; ha obtenido los galardones
mexicanos más prestigiados y otros de relevancia internacional, como
el Premio Nacional de Novela José Rubén Romero 1997, el Sor Juana
Inés de la Cruz 2001, el Nacional de Cuento Juan Vicente Melo 2001 y
el Internacional Anna Seghers 2005.

Es autora de “Nadie me verá llorar” (2000), “Ningún reloj cuenta
esto” (2002), “La cresta de Ilión” (2002), “Lo anterior” (2004) y “La
muerte me da” (2007), todas de la colección Andanzas de Tusquets
Editores, que también publica “La frontera distante”.

Su

You must be logged in to post a comment Login