Exige el Papa frenar violencia contra cristianos en India e Irak

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI exigió a la comunidad internacional frenar la “cruel violencia” consumada en India e Irak contra los fieles cristianos, situación que calificó de “tragedia”.

“Llamo la atención sobre la tragedia que se está consumando en algunos países de oriente donde los cristianos son víctimas de intolerancia, asesinatos, son amenazados y obligados a abandonar sus casas y a vagar en busca de refugio”, sostuvo.

Al bendecir a varios miles de peregrinos en la Plaza de San Pedro del Vaticano con la oración dominical del Angelus el pontífice urgió a los líderes religiosos y a los hombres de buena voluntad acabar con esa masacre.

En su mensaje, pronunciado en italiano, aclaró que los cristianos en esos dos países no piden privilegios sino, más bien, desean continuar viviendo en su tierra junto a sus conciudadanos como hasta ahora.

A las autoridades civiles y religiosas interesadas pidió no ahorrar esfuerzos para restablecer pronto la legalidad y la convivencia civil con el objetivo de brindar una adecuada protección del Estado a los ciudadanos honestos.

“Deseo que los responsables religiosos de todos los países cumplan gestos significativos y explícitos de amistad o de consideración hacia las minorías, cristianas y de otras religiones, defiendan sus legítimos derechos”, estableció.

Con estas declaraciones Joseph Ratzinger se hizo eco de la preocupación del Vaticano por la suerte de los católicos en Irak e India, donde pequeñas comunidades de fieles sufren sistemáticas persecuciones a manos de fundamentalistas islámicos e hinduistas.

Antes del Angelus, la mañana de este domingo, el obispo de Roma clausuró formalmente la XII asamblea del Sínodo de los Obispos, la cumbre episcopal que analizó durante tres semanas el rol de la Biblia en el mundo moderno.

Con una misa solemne en la Basílica de San Pedro dio por concluidos los trabajos en la reunión que convocó a 253 prelados de los cinco continentes y la cual fue inaugurada el 5 de octubre pasado.

Durante la homilía de celebración eucarística el pontífice expresó su agradecimiento por la contribución de los participantes en el encuentro y les pidió llevar a cada país una bendición especial de su parte.

Dedicó además un “pensamiento particular” a los obispos de China continental quienes no pudieron ser representados en la asamblea sinodal por no contar con el permiso del gobierno para salir del país.

“Deseo hacerme aquí intérprete y dar gracias a Dios de su amor a Cristo, de su comunión con la Iglesia universal y de su fidelidad al sucesor del apóstol Pedro”, sostuvo Benedicto XVI aludiendo a los feligreses de la llamada “iglesia subterránea”.

Se trata de una parte de la comunidad católica que mantiene desde hace 50 años su fidelidad con El Vaticano pese a estar fuera de la ley y ser perseguidos por el gobierno de Pekín.

“Ellos están presentes en nuestras oraciones junto a todos los fieles confiados a su cuidado pastoral, pedimos al pastor supremo darles alegría, fuerza y celo apostólico para guiarlos con sabiduría en una China a nosotros todos tan querida”, dijo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login