Barack Obama debe ser nuestro próximo presidente

A muchos políticos les encanta hablar del Sueño Americano, pero es raro aquél que constantemente lucha para que los demás lo puedan alcanzar. En esta elección para presidente, se nos pide que decidamos entre dos candidatos con diferentes puntos de vista y elegir a quien conducirá al país en la dirección correcta.

Aunque los dos candidatos han pedido el apoyo de la comunidad latina, solamente Barack Obama ha sido consistente en su apoyo a las políticas que nos benefician. Por su parte, el senador John McCain, dice que apoya a nuestra comunidad, pero su récord indica lo contrario.

John McCain afirma ser diferente a George Bush. Sin embargo, votó con él más del 90 por ciento de las veces y con el apoyo de su administración, McCain ayudó en la lucha para desregular a Wall Street, lo que resultó en la reciente crisis financiera.

La política tributaria de McCain continúa las reducciones de impuestos que la administración Bush le otorgó a las personas ricas y a las corporaciones; pero estos recortes no benefician a 101 millones de personas. 

El plan de McCain es la misma política fallida de economía en cascada, que ha sido utilizada durante los últimos ocho años y que ha llevado a la mayor disparidad en los ingresos desde la década de los años veinte.

Y aunque traten de presentarlo de forma diferente, afirmando que se trata de un nuevo plan para las personas trabajadoras no nos equivoquemos, es el mismo plan que ha fallado y que durante los últimos ocho años ha otorgado beneficios tributarios a las compañías que envían trabajos fuera del país; desfavoreciendo a los cientos de millones de estadounidenses que necesitan ayuda inmediata.

Además, es la comunidad latina una de las que más ha sufrido como resultado de estas políticas.

A nivel nacional, tenemos una tasa de desempleo del 8 por ciento y 15 millones de latinos viven sin tener seguro médico. Igualmente nuestras comunidades han sufrido un tremendo y desproporcionado impacto por la crisis hipotecaria y la pérdida de viviendas.

En el norte de Virginia, vecindarios enteros con alta densidad de población latina se han visto sacudidos por el número de embargos hipotecarios.

Necesitamos un líder que entienda nuestras preocupaciones y que cuente con un plan específico para resolverlas.

Obama ha propuesto un plan de seguro médico para que todas las familias puedan tener acceso a estos servicios de manera integral y a un costo razonable. Este plan le ahorraría a una familia típica hasta 2 mil 500 cada año en gastos médicos al reducir el costo de los servicios médicos. Obama se asegurará que cada niño tenga seguro médico, sin excepciones.

Por su parte el plan de McCain obligaría por primera vez en la historia a que las personas paguen impuestos sobre los beneficios médicos que reciben de sus empleadores.

El resultado neto de esta política sería la disminución del sistema de seguro médico ofrecido por los empleadores, lo que obligaría a que más individuos consigan su propia cobertura de seguro médico, que sin duda es una alternativa más costosa y para algunas personas ni siquiera representa una opción.

Sobre los temas de inmigración, el senador McCain le dio la espalda a la comunidad latina.

Puso su nombre en una propuesta de ley que buscaba una reforma inmigratoria integral. Y aunque generó grandes expectativas y alentó nuestras esperanzas de alcanzar una solución, a la hora de la verdad, cuando se llegó el momento de votar por esta propuesta, falló y no lo hizo.

De hecho, él mismo ha señalado que si esta propuesta se volviera a presentar no votaría por ella. Barack Obama fue co-patrocinador de esta propuesta y a la hora decisiva, cuando mas importa, él sí votó a favor de esta propuesta. ¡Las acciones son más poderosas que las palabras!

McCain no cumplió su palabra respecto a la inmigración. Barack Obama apoya una reforma migratoria integral que incluya el camino hacia la legalización ganada.

En el aspecto educativo, Obama exigir

You must be logged in to post a comment Login