Elecciones salvadoreñas: Factor MF

Washington DC.- El salvadoreño promedio ama la paz y evita las confrontaciones. No obstante, cuando el clima de intolerancia, abuso, injusticia y pobreza es constante y proviene de sus gobernantes, de quienes espera hagan “un buen gobiernoâ€?, entonces, los salvadoreños desencadenan una capacidad de resistencia y lucha ya conocida.

La Historia de la República de El Salvador está marcada por la actitud de sus ciudadanos de buscar siempre: justicia, paz, progreso y libertad. Esta vocación de justicia y libertad ha llevado al pueblo a enfrentarse a los abusos de los hacendados en los tiempos de Anastasio Aquino (1833); provocar los acontecimientos de 1932 y finalmente ser partícipe en los recientes 1972-1992.

En esencia los salvadoreños son nobles y de buena voluntad y a estas virtudes se contrapone la virulencia con que reacciona cuando se descubre abusado y estafado. Por esta antagónica condición es que los diferentes gobiernos de derecha han engañado al amparo de esa nobleza y cuando se ve descubierto el engaño y abuso, entonces ejercen la represión.

El ciudadano quiere que se respete su voluntad de elegir a sus gobernantes. Quiere un mejor futuro y ese anhelo lo encarna la posibilidad real de cambiar de gobierno. El Salvador tiene un conjunto de Instituciones que permiten viabilizar el proceso democrático y no obstante el afán de los gobiernos del partido ARENA de obstaculizar y/o minimizar su eficacia, todavía subsiste la paciencia del pueblo para ver funcionar esas instituciones que nacieron con los Acuerdos de Paz.

La mayoría de jóvenes salvadoreños no tienen más opción que emigrar para buscar lo que le niegan en su propio país: Mejor Futuro. Esto es desalentador para el pueblo y es injusto para la juventud. El status quo ha fomentado la migración masiva y se lucra con ella.

La conciencia colectiva dice: “No hay mal que dure cien años ni pueblo que lo aguanteâ€? y eso tiene vigencia ahora en estas elecciones en donde no obstante las campañas oficiales, que reciclan el terror mediático, ahora existe la esperanza nacional que encarna Mauricio Funes y que ha encendido la pasión de las mayorías que desean tener un gobierno que trabaje para ellos y les provea un Mejor Futuro. He aquí el Factor MF.

Mejor Futuro es lo que Mauricio Funes simboliza y su ejemplo a través de 20 años denunciando todo tipo de corrupciones lo han hecho merecedor del respeto, cariño y solidaridad del pueblo salvadoreño. El factor MF es la voluntad del pueblo y con esa voluntad no se juega. Por tanto: el pueblo salvadoreño exige elecciones limpias.

* Grego Pineda es abogado y escritor salvadoreño.

You must be logged in to post a comment Login