Envidian canadienses a estadounidenses por tener a Obama

Por Alberto Rabilotta.

Montreal.- Los canadienses envidian a los estadounidenses porque ellos tienen a Barack Obama, el candidato demócrata que ha “energizado una histórica lucha por la Casa Blanca” y hará que Estados Unidos se parezca más a Canadá.

Históricamente los canadienses han criticado y combatido los prejuicios raciales que aún existen en Estados Unidos, pero pocos analistas piensan que esos prejuicios serán un escollo a la elección del candidato negro a la Presidencia estadounidense.

A una semana de las elecciones del 4 de noviembre y con la campaña electoral del republicano John McCain en plena debacle, según analistas de los grandes diarios canadienses, el triunfo de Obama no podrá ser impedido por las fuerzas racistas.

Al preguntar a quién quisieran ver en la Casa Blanca después de los comicios, el 71 por ciento de los canadienses escogió a Obama, y sólo el 13 por ciento a McCain, según el sondeo de cuatro mil 800 personas hecho por Environics Research del pasado 23 de octubre.

Lo más notable de este sondeo es que Obama recibe en Canadá el doble del apoyo que en las elecciones del 14 de octubre logró el reelecto líder conservador y primer ministro Stephen Harper.

El 61 por ciento de los conservadores canadienses que “uno supone tienen las mayores afinidades con los republicanos McCain y Sarah Palin”, según Environics, prefieren a Obama, frente al 26 por ciento que votarían por McCain.

Para presidente de Environics, Michael Adams, las elecciones en Estados Unidos capturó la imaginación de muchos canadienses porque “la ven como muy importante no sólo para Estados Unidos, sino para Canadá y el resto del mundo”.

Y para quienes piensan que Canadá giró el pasado 14 de octubre hacia la derecha al reelegir a Harper, se les debe recordar que siete de cada 10 canadienses votarían por Obama, incluyendo una mayoría de votantes canadienses que se definen como conservadores, señaló Adams.

Interrogados sobre si creían posible que el próximo Presidente de Estados Unidos será un negro, un grupo de jóvenes de origen o de familias haitianas en Montreal respondieron que les parecía “una gran esperanza para terminar con el racismo”

El joven Simon Magloire, que conoce bien Estados Unidos, dijo a Notimex que el racismo estadounidense “perderá mucho si Obama gana”, pero no desaparecerá “porque el racismo forma parte de la cultura” y de la estructura de poder en muchos estados y sectores sociales.

“En Canadá nombraron a una haitiana (Michaelle Jean) como Gobernadora General y eso no cambió la situación de discriminación en que nosotros vivimos. Yo sigo buscando trabajo y no lo encuentro”, apuntó Simon.

En el diario Star de Toronto el analista James Travers afirma que Obama está en sintonía con lo que anima a los canadienses, y dice que es fácil observar en los canadienses una “condición” de envidia porque los sureños vecinos tienen a un político como Obama.

Agrega que no es una gran sorpresa que el candidato negro Barack Obama, que define como “cool, carismáticamente cerebral y (un político) que cambió las reglas del juego”, sea en Canadá doblemente más popular que Stephen Harper.

Obama promete a los estadounidenses restaurar una imagen de Estados Unidos que es muy parecida a la imagen que los canadienses tienen de su país, según Travers.

“Que un negro estadounidense con un pasado ecléctico esté en posición de ser el presidente vale una cacofónica celebración”.

Este analista recuerda que el tipo de “acomodo” al cual parecen dirigirse los estadounidenses también se produjo en Canadá con “la absorción pragmática de un movimiento separatista (el Bloque Quebequense) en el Parlamento Federal”.

Una victoria de Obama (será) un triunfo contra todas las fuerzas opuestas al cambio y el racismo venal, cambiará la percepción que los estadounidenses tienen de sí tanto como las perspectivas globales de Estados Unidos, agrega Travers.

“Los canadienses entienden esto de la misma manera que sienten que mucho de lo que les atrae

You must be logged in to post a comment Login