Pena de muerte para inmigrante salvadoreño en Texas

Dallas.- El inmigrante salvadoreño Héctor Medina fue sentenciado a la pena de muerte por una corte estatal en Dallas, tras ser declarado culpable de la muerte a balazos de sus dos hijos, de tres años y ocho meses de edad, respectivamente.

Medina, de 29 años de edad, se convierte así en el sexto salvadoreño en ser sentenciado al castigo capital en Estados Unidos y el tercero en Texas.

El salvadoreño disparó contra sus hijos, Javier de tres años y Diana de ocho meses, en la cabeza y en el cuello a cada uno, luego que la madre de los menores lo dejó en mayo de 2007, de acuerdo con las autoridades.

Felicia Oliphant, procuradora del condado de Dallas, dijo en sus argumentos finales al jurado que Medina disparó contra sus hijos y después a sí mismo, en su casa de Irving, como una venganza contra su novia y madre de los menores, Elia Martínez Bermúdez.

“El pensó: ‘la voy a hacer pagar de la manera más profunda, más importante, dejándola vivir sin sus hijos’”, dijo Oliphant, quien aseguró que el salvadoreño “se ha ganado la sentencia de muerte por lo que hizo y por lo que sabemos, lo merece”.

Medina reconoció haber disparado a sus hijos en su casa en Irving, un suburbio de Dallas, pero su abogada defensora, Donna Winfield, solicitó al jurado que no se le sentenciara a muerte porque debía considerarse su condición mental cuando cometió el crimen.

Niegan apelación a único argentino sentenciado a pena máxima en EU

Dallas.- La Corte de Apelaciones Criminales de Texas negó una nueva apelación interpuesta por Víctor Saldano, el único ciudadano argentino sentenciado a la pena de muerte en Estados Unidos.

Saldano interpuso su apelación para enlistar ocho puntos de cuestionamiento a su sentencia, pero la Corte de Apelaciones no encontró en ninguno de estos puntos causa suficiente para suprimir la pena máxima.

La apelación es la segunda que rechaza la corte al argentino en los últimos 18 meses.

En julio de 2007 se le negó un recurso en el que enlistaba hasta “66 puntos de error” sobre su sentencia.

Saldano, de 36 años, fue sentenciado a la pena máxima en julio de 1996 por el secuestro y asesinato del estadunidense Paul Ray King.

La víctima fue secuestrada en el estacionamiento de una tienda en Plano, Texas y conducida en su automóvil hacia las cercanías de un lago donde fue muerto de un balazo.

Las autoridades de Texas acusaron también del crimen al mexicano Jorge Chávez, quien fue sentenciado a cadena perpetua.

La sentencia contra Saldano fue desechada por la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos en el 2003 al establecerse que su origen étnico fue utilizado como factor clave para condenarlo a muerte.

Sin embargo, un año después, Saldano fue sentenciado de nuevo a la pena de muerte en una nueva audiencia de condena en una corte estatal.

La Corte de Apelaciones Criminales también rechazó las apelaciones de otros tres reos sentenciados al castigo capital, entre ellos la del nicaraguense Bernardo Tercero y las de los hispanos Juan Segundo y Joe Luna.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login