Asustan a los nicaragüenses la Segua, la Sucia y la Llorona

Por Sonia González.

Managua.- La celebración religiosa y cultural del Día de Muertos en Nicaragua constituye una tradición muy arraigada dentro del ámbito familiar y, pese a la gran influencia extranjera, Halloween es aún una fiesta ajena a este país.

El día en que se rinde tributo a los muertos se celebra en familia y, como en la mayoría de los países latinoamericanos, incluye visitas a los cementerios, pero como parte de la herencia precolombina los pueblos organizan coloridas mascaradas callejeras en honor a la muerte.

El último viernes y domingo de octubre salen a las calles los conocidos aguisotes y los torovenados, que representados con máscaras artesanales combinan la picardía del nicaragüense, el humor y la sátira política.

El periodista folklorista Wilmor López explicó que los disfraces de los torovenados buscan hacer una aguda crítica política, una especie de teatro callejero sin diálogo.

Por su parte, los aguisotes representan personajes de leyendas locales como “la chancha bruja”, “el viejo del monte”, “la segua”, “la sucia” y hasta “la llorona”, que salen cada último viernes de octubre de la ciudad de Masaya, a unos 30 kilómetros al suroeste de Managua.

Ese día, los personajes de las historias contadas por los abuelos y que hacían temblar de miedo a los niños cobran vida para recrear los sentimientos de aquellas noches de la épocas cuando se carecía de electricidad y la imaginación brotaba para distraer a las personas.

Con música de bandas, los disfrazados bailan y recorren las calles de la ciudad provocando la algarabía general.

De todos, destaca el Torovenado del Maliche, de doña Carmen Toribio, que cumplirá 65 años de fundación, que “refleja una posición de resistencia cultural frente al injerencismo; es una defensa de nuestras costumbres”, dijo López en el semanario oficial El 19.

Pese a la influencia estadunidense, el Halloween se limita a pequeños sectores comerciales y discotecas, que promueven esta celebración como una fiesta de disfraces.

Para el Día de Muertos, miles de deudos llevan flores a los cementerios, donde las personas esperan bajo el sol las celebraciones eucarísticas que se celebran en los camposantos.

Este es un día de recordación de los seres queridos “que partieron antes” y a quienes en algunos casos, se les lleva música al sepulcro.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login