Auguran Papa y líder libanés solución a conflicto israelí-palestino

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI y el presidente del Líbano, Michel Suleiman, analizaron durante una audiencia privada en El Vaticano los problemas del Medio Oriente y auguraron una solución pacífica al conflicto palestino.

De acuerdo a un comunicado de la sala de prensa de la Sede Apostólica, en su encuentro de 25 minutos, el cual fue calificado como “cordial”, el pontífice subrayó su interés por el Líbano y porque su “peculiar identidad” sea salvaguardada.

El texto destacó “un vivo aprecio por el esfuerzo que el país y sus líderes están cumpliendo en el intento por reconducir la vida institucional dentro de los carriles de la normal dialéctica política”.

Auguró que en este nuevo escenario nacional cada componente del pueblo libanés pueda aportar su contribución al bien, vea las propias preocupaciones y expectativas tenidas en la debida consideración.

Ambos líderes también abordaron la delicada situación regional augurando una rápida y justa solución de la cuestión palestina, actualizando las condiciones y los problemas de las comunidades cristianas en Medio Oriente.

El encuentro comenzó poco después de las 11:00 hora local (10:00 GMT) en la biblioteca personal del pontífice quien recibió al mandatario en la Sala del Troneto, antecámara, y de allí se trasladaron hasta el escritorio de Joseph Ratzinger.

Suleiman, cristiano de la iglesia oriental Maronita, quien estuvo acompañado de su esposa y dos de sus hijas, saludaron al obispo de Roma, y al finalizar la parte privada otras diez personas del séquito libanés también se acercaron al pontífice.

Durante el encuentro, que se efectuó en idioma francés, Benedicto XVI regaló al presidente libanés una fina medalla de su pontificado mientras recibió a cambio un libro en árabe que contiene las actas de un sínodo que se realizó en Líbano en septiembre de 1736.

Esta es la primera audiencia que sostienen ambos personajes desde la elección de Suleiman, el pasado 25 de mayo, tras un periodo de incertidumbre política que duró más de un año.

El político, de 59 años y ex jefe del ejército, fue recibido el jueves por la mañana en el Palacio del Quirinale de Roma por el presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano y almorzó con el primer ministro Silvio Berlusconi.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login