Con festejos y ofrendas honran mexicanos en Chicago a sus muertos

Chicago.- Exposiciones artísticas, festivales escolares, un desfile, una carrera sabatina, así como ofrendas públicas y privadas conforman el festejo de Día de Muertos que la comunidad mexicana realiza este fin de semana en Chicago.

El Museo Nacional de Arte Mexicano, ubicado en el vecindario Pilsen, abrió la exposición “La vida sin fin” compuesta por 10 altares, entre ellos uno dedicado a los estudiantes muertos en la Plaza de Tlatelolco en 1968.

La muestra que se realiza cada año atrae a un promedio de 80 mil personas y reune las obras de artistas locales que, con su creatividad, eligen distintas temáticas para formar las ofrendas.

En esta ocasión, el museo contrató a nueve artesanos mexicanos para ofrecer al público por 70 dólares dos días de talleres de artesanías mexicanas alusivas, como la elaboración de calaveritas de azúcar.

También en Pilsen se lleva a cabo por segunda ocasión la “Carrera de los Muertos”, una competencia de cinco kilómetros que reune a más de tres mil corredores por un precio individual de participación de 30 dólares.

El grupo United Neighborhood Organization (UNO), responsable de la red de escuelas Charter, coordina esta carrera alrededor de los vecindarios Pilsen y University Village, y en la cual los corredores portan disfraces de muertos.

Los mexicanos de Pilsen también participarán este sábado en el tradicional Desfile de Muertos, organizado por el grupo Pro Arts desde 1979, mientras que algunas galerías del vecindario abren muestras colectivas relacionadas con el festejo.

Este año, la Confederación de Federaciones Mexicanas, con la colaboración de todos los clubes de oriundos, levantó una enorme ofrenda educativa en un gimnasio de Pilsen para lo cual recurrió a la asesoría de antropólogos del mexicano estado de Hidalgo.

Los especialistas colocaron letreros en el altar que explican el significado de cada uno de los elementos de la ofrenda y darán pláticas informativas este fin de semana.

Las escuelas públicas, con una población estudiantil mayoritariamente mexicana, levantan ofrendas en estos días y realizan festivales recreativos, donde se consume el tradicional pan de muerto.

En los vecindarios mexicanos, los comercios adornar sus vitrinas y fachadas con la misma temática. La famosa Catrina, del pintor mexicano Guadalupe Posada, es la imagen preferida.

Destaca la ofrenda que realiza el 2 de noviembre una funeraria del vecindario La Villita, en la que participan vecinos del lugar llevando la foto de sus difuntos, así como fruta, alimentos y adornos.

Además del altar, Zefran Funeral Home tendrá una misa bilingue en sus instalaciones y será oficiada por el padre Sean O´Sullivan en memoria de todos los difuntos del vecindario.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login