Música de mariachis y marimba durante Día de Muertos en Guatemala

Por Pablo Palomo Reyna.

Guatemala.- La música de mariachis y de la tradicional marimba sonaron el sábado en los panteones de Guatemala, desbordados por familiares y visitantes que continuaron la costumbre de convivir con sus difuntos en el Día de Muertos.

Como cada 1 de noviembre, Día de Todos los Santos en el calendario católico, los guatemaltecos asistieron a los panteones.

Limpiaron, pintaron y adornaron con flores las tumbas y, en el mismo sitio, oraron, comieron, bebieron y entonaron canciones rancheras y típicas que gustaban al difunto.

Se calcula que el Cementerio General, el más grande del país, ubicado en la zona tres de la capital guatemalteca, recibirá con motivo del Día de Muertos la visita de un millón de personas, de acuerdo con fuentes de la administración del panteón.

Algunas personas realizan visitas fugaces, pero muchos se quedan “bastante tiempo, a compartir con los difuntos. Por eso la música, las bebidas y las comidas que se sirven y que eran del gusto del ser querido en vida”, indicaron.

Sin embargo, la afluencia masiva de visitantes a los panteones en el Día de Muertos genera abusos de parte de comerciantes de flores y de alimentos propios de la temporada, así como eventuales ataques de la delincuencia.

La titular de la Policía Nacional Civil, Marlene Blanco, afirmó que los uniformados realizan un operativo especial en los panteones del país a fin de brindar protección a los visitantes y aumentar la seguridad ciudadana y las acciones contra la delincuencia.

Al pie de las tumbas, las familias oraron, pero también comieron y bebieron entre música de marimba y grupos de mariachis que interpretaron las canciones que en vida gustaron al difunto.

Canciones populares guatemaltecas como “Luna de Xelajú” y “Soy de Zacapa”, así como rancheras como “El Rey” y “Amor Eterno”, son piezas infaltables en el repertorio de interpretaciones tanto de los mariachis como de las marimbas -instrumento musical nacional-.

El intelectual Celso Lara indicó que muchos guatemaltecos acostumbran también montar pequeños altares en sus hogares, con fotografías de sus difuntos, agua, flores y veladoras.

La comida típica de la ocasión es el “fiambre”, un platillo emblemático de la conmemoración del Día de Muertos que se degusta una vez al año, es servido en los hogares, fondas y restaurantes.

El “fiambre”, también llamado “comida de muertos”, es un platillo exclusivo de la gastronomía guatemalteca, elaborado con base en numerosos ingredientes y una mezcla de verduras y embutidos, carnes, quesos y pescado.

Se elabora con jamón, salami, mortadela, salchichas, chorizo extremeño, chorizo negro, butifarra, longaniza, carne prensada, lomo relleno, gallina, queso, además de espárragos, hongos, chile pimiento, aceitunas, alcaparras, cebollas curtidas, zanahorias, remolacha (betabel), ejotes y lechuga, entre otros.

El tradicional plato se acompaña con postres de la temporada como jocotes en miel, dulce de ayote (calabaza), garbanzos en dulce y buñuelos.

Lara, historiador y estudioso de la cultura popular guatemalteca, dijo que la costumbre de degustar “Fiambre” se remonta a unos 100 años después de la conquista española (1620-1630).

Según el escritor e investigador del folclor nacional, el “Fiambre” es “una mezcla de la vida, representada por las verduras, y la muerte, representada en las carnes frías”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login