Acción del hombre condiciona caudal de agua

Berlín.- La acción del hombre condiciona cada vez más el caudal de agua que fluye al mar o la cantidad de agua continental que se conserva en las diversas fuentes naturales, según informaron expertos del Instituto de Postdam.

Los cálculos realizados por los científicos con un innovador modelo computacional de la vegetación y de la cantidad del agua del planeta mostraron que en el siglo XX las precipitaciones fueron el factor determinante para decidir la cantidad de agua continental global.

Sin embargo, otros factores dependientes de la acción humana que influyen, como el uso de la tierra o el riego, las temperaturas o la concentración de gases de efecto invernadero y dióxido de carbono (CO2), serán aún más decisivas en el futuro, consideraron.

Según los expertos del Instituto de Postdam para la Investigación de las Consecuencias Climáticas (PIK), estos factores serán fundamentales para determinar la cantidad de agua que fluye por tierras continentales.

“El mundo científico debate la influencia de la concentración de CO2 en la atmósfera durante el siglo XX en la ligera subida del caudal registrado en el mundo”, comentó Dieter Gerten, autor que dirigió el estudio, en conferencia de prensa.

“Los modelos investigados muestran que el aumento de las precipitaciones globales fue el factor dominante de esa subida”, comentó el geógrafo e hidrólogo.

Las simulaciones, realizadas con el modelo vegetacional LPJmL y con datos de la unidad de investigación climática CRU de la universidad británica de East Anglia en Norwich, mostraron que el caudal continental varió considerablemente en muchas regiones del mundo.

Sobre todo se redujo en el norte y oeste de Africa y en Europa central y oriental y en parte del sur de Asia, mientras aumentó en parte de Siberia, Norteamérica y Sudamérica.

La cantidad de caudal anual global que oscila entre 35 mil y 40 mil kilómetros cúbicos, aumentó el siglo pasado en 7.7 por ciento, informaron los investigadores teniendo en cuenta los datos climáticos del CRU británico.

Actualmente, los científicos no tienen claro si se esté dando el mismo fenómeno.

Después de las precipitaciones, quedó de manifiesto que el factor más influyente fue la explotación de la tierra: durante el siglo pasado, el hombre elevó la cantidad de caudal global en 1.7 por ciento al cambiar la estructura de tierras naturales, sobre todo explotándolas para el cultivo.

El calentamiento global redujo a su vez la cantidad de agua continental en 0.9 por ciento, una tendencia producida sobre todo mediante la evaporación en el semestre de verano y especialmente notable en amplias zonas nórdicas y en el centro de Asia.

En las últimas décadas la influencia de la temperatura sobre la cantidad de agua disponible aumentó de forma considerable, indicaron los científicos.

Los escenarios, según los expertos, muestran que esa tendencia continuará y podría suponer una reducción en torno al seis por ciento de la cantidad de agua continental y el caudal de los ríos a finales del siglo XXI.

En teoría, el aumento de la concentración de CO2 podría reforzar esa evolución en el futuro, pues los gases de efecto invernadero podrían actuar como un abono y aumentar la cantidad de plantas sobre la superficie terrestre. Las plantas toman más agua del suelo y la sueltan al aire.

Sin embargo, hasta el momento no se produjo ese efecto de “abono” y se observó, en cambio, otro efecto directo del CO2 sobre el aumento del agua continental.

La mayor concentración de dióxido de carbono provocó una menor apertura de la estoma de las hojas de las plantas, lo que es necesario para tomar CO2 de la atmósfera para su crecimiento y ello hizo que expulsaran menos agua al medio ambiente y tomaran menos del suelo.

“El efecto neto de la cantidad de CO2 de la atmósfera podría aumentar la cantidad de caudal global hasta dos mil 100 en otro cinco por ciento”, concluyó Gerten, un efecto que puede compensar el efecto de la subida de las temperaturas.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login