"Cuidado con los ‘Buitres’ en Washington"

Hace unos días por mala fortuna de la vida fallecieron en un fatídico accidente vehicular dos miembros de la agrupación Guanaco Sólido: Julián Landaverde y Douglas Benítez.

El accidente ocurrió en la madrugada, después de una presentación que la agrupación musical había realizado en Washington.

Es benévolo subrayar la solidaridad de la comunidad salvadoreña, hermanos latinoamericanos, empresarios, promotores artísticos, religiosos y medios de comunicación, en momentos de calvario que atravesó la agrupación Guanaco Sólido al perder dos de sus compañeros.

En el área de Washington se organizaron varias actividades con el fin de colectar fondos para poder solventar los gastos funerales y transporte de los cuerpos a El Salvador.

Asimismo, se recaudó dinero con el propósito de enviarle a los parientes más inmediatos de los dos fallecidos que provienen de familias muy humildes allá en tierras cuzcatlecas.

Según los organizadores se recaudó $38,899.00 en todas las actividades que se efectuaron en la campaña Pro de Guanaco Sólido. Una agrupación salvadoreña que en su gira por Estados Unidos buscando los “benditos dólares” perdieron dos de sus integrantes.

Experiencia de músicos salvadoreños en gira por los EE.UU.
La experiencia de muchos de los artistas o músicos que llegan de Centroamérica en sus giras por el norte no son muy afables.

Primeramente, las orquestas, agrupaciones, cantantes en algunos casos equipos de fútbol caen en las garras (por no decir casi todos) de inescrupulosos promotores, que de promotores no tienen ningún pelo, son ladrones que aprovechan la dignidad de sumisos seres humanos que no buscan fama, simplemente trabajo para poder llevarles algunos dólares a sus familiares a su país de origen después de su gira.

Muchos de estos músicos devengan una miseria en sus presentaciones entre 35 a 50 dólares por noche. En ocasiones perciben el doble cuando efectúan dos apariciones en otro evento, la misma noche en otro establecimiento.

No obstante, lo más repugnante de los hipotéticos organizadores es de la manera que hospedan a los artistas. Alquilan un sótano (basement) de mala muerte y albergan más de 12 personas.

Algunos de ellos duermen en el suelo por no haber suficientes camas, reciben un tiempo de comida diario por parte de los promotores. Los otros dos tiempos alimenticios, salen a la calle a pordiosear un plato de comida.

En conclusión, las orquestas y agrupaciones centroamericanas son explotadas por estos presuntos ‘buitres’ promotores artísticos que engullen a sus propios coterráneos sin compasión.

Los verdaderos buitres
Todos sabemos que Estados Unidos es un país de oportunidades, una nación que nos atribuye la coyuntura de buscar patrimonio; en eso no vamos a desistir.

No obstante, no es justo que individuos se apropien cada año de fechas cívicas para organizar festivales. Y así devorar como buitres hambrientos a su propia colectividad cobrándoles una excesiva cantidad de dólares para ingresar a sus actividades.

Y los más descabellado del caso que muchas organizaciones salvadoreñas sin fines de lucro y la folclórica cónsul general y el embajador ante la Casa Blanca del gobierno de El Salvador en Washington (“Un Gobierno con Sentido Humanoâ€?) son conocedores de los avasallamientos.

Sin embargo, se hacen de la “vista gorda” y permiten que unos vividores chupasangre de profesión, hagan capital a expensas de los humildes salvadoreños que añoran su terruño.

En el área Washington suceden muchos desafueros o atropellos en contra de la comunidad hispanohablante. Sin embargo, no hay verdaderos medios de comunicación en español que puntualicen los hechos endebles que acontecen en el diario vivir.

Es una realidad, hoy nosotros los hispanos tenemos que cuidarnos de casi de la mayoría de los agentes de bienes y raíces, agentes de préstamos hipotecarios, presuntos contadores públicos, vendedores de carros, abogados de inmigración, brujos, presidentes de ligas de fútbol, y hoy se unen los medios de comu

You must be logged in to post a comment Login