.La firma de Manuel Payno y otros escritores recopilados en antología.

México, 3 Nov (Notimex).- A partir de calendarios y otras
publicaciones anuales de los siglos XIX y XX, se prepara una
antología con motivo del bicentenario de la Independencia de México
para el 2010, en cuyos documentos figuran personalidades de la época,
como Manuel Payno, quien murió el 4 de noviembre de 1894.

Dichos documentos albergados en las bibliotecas Nacional de
Antropología e Historia y “Manuel Orozco y Berra”, del Instituto
Nacional de Antropología, suman mil 300 fichas, las cuales
contribuyeron en su momento a la difusión masiva de los ideales
republicanos.

Entre estos figuran calendarios de bolsillo, los cuales, baratos
y prácticos, también fueron un medio eficaz para inculcar el
patriotismo en la gente, al incluir géneros literarios y pasajes
alusivos a la Independencia, cuyas ediciones populares, entre otros
diversos documentos que se hallan en repositorios del INAH.

Los calendarios llevan el nombre de héroes como Hidalgo,
Iturbide y Abasolo. Sobresalen los publicados en la Ciudad de México,
Puebla y San Luis Potosí, bajo la firma de personalidades como
Joaquín Fernández de Lizardi, Mariano Galván, Abraham López, Ignacio
Cumplido, Manuel Caballero, Simón Blanquet y Manuel Payno, entre
otros.

Este último, poeta dramaturgo, cuentista y político mexicano es
considerado como maestro de la novela romántica, a la que aproximó al
realismo, quien para algunos biógrafos nació el 21 de junio de 1810,
y otros sugieren el 4 de febrero de 1820.

Después de terminar sus estudios trabajó como meritorio en la
aduana de la capital mexicana, luego pasó al Ministerio de Guerra,
con grado de teniente coronel.

A los 32 años fue nombrado secretario de una delegación mexicana
en Sudamérica; en este misma época realizó su primer viaje a Francia
e Inglaterra; más tarde, el presidente Antonio López de Santa Anna lo
envió a Nueva York y Filadelfia a estudiar el sistema penitenciario.

Fundador del diario “El Federalista”, al lado de Ignacio Manuel
Altamirano, Payno colaboró activamente con artículos sobre política,
historia y finanzas.

Por esta época, la Revista Científica y Literaria de México dio
a conocer por primera vez y, de manera parcial, su novela “El fistol
del diablo”, cuya obra fue el comienzo de las novelas románticas en
México.

En ésta, Payno retrató a la sociedad mexicana, plasmó su
indumentaria, sus modos de expresión, sus refranes usuales y tuvo
tanto éxito que en sus sucesivas ediciones fue aumentando los lances
y modificando el desenlace.

Posteriormente, el escritor dirigió el periódico “El Siglo XIX”.
En 1847, durante la guerra con Estados Unidos, estableció el servicio
secreto de correos entre México y Veracruz, al tiempo que combatió en
guerrillas en el territorio poblano.

Más tarde, en 1861, escribió su segunda novela titulada “El
hombre de la situación”, una comedia que retrata las costumbres
virreinales de finales del siglo XVII.

Con el triunfo de la Revolución de Ayutla en 1858, Payno fue
nombrado director de la Secretaría de Hacienda durante la
administración de José Joaquín de Herrera e Ignacio Comonfort.

El escritor contribuyó al golpe de Estado de 1857, por lo que se
le procesó y apartó de la política; una vez instalada la República,
fue varias veces diputado. En 1882, con el gobierno de Manuel
González fue enviado a París como agente de colonización.

A los 71 años, Payno creó su novela más exitosa “Los bandidos de
Río Frío”, una trama caudalosa de incidentes (registrados en la vida
real) en torno a un célebre proceso de la época.

La obra fue publicada bajo el seudónimo de “Un ingenio de la
Corte”, Payno la consideró “novela naturalista, humorística, de
costumbres, de crímenes y de horrores”. En esta novela, el escritor
se esmeró en enaltecer los atributos favorables de varias poblaciones
de la República.

Tras una larga producción literaria y varios trabajos en
economía y finanzas, materias en las cuales se le reconoció su
capacidad

You must be logged in to post a comment Login