Good Bye president Bush

Elmer Palma*

Durante los 8 años de Clinton Al-Qaida amenazó, bombardeó las embajadas en Tanzania, le hizo un enorme hoyo al US Cole, y seguía amenazante en videos enviados por Bin Laden.

Al ver la indiferencia de Clinton, decidieron actuar más en serio, y por años prepararon un buen plan en territorio gringo a efectuarse en el 2001.

Septiembre 11 vino a pocos meses después de haber llegado Bush al poder. Todo parecía fantástico con el nuevo presidente, se dio el primer encuentro con Vicente Fox [el entonces presidente mexicano] para preparar la gran Reforma Migratoria nunca antes vista.

Sin pensarlo dos veces le dio TPS a los salvadoreños días después de los terremotos en El Salvador. Era un Bush dispuesto a jugárselas con su partido y venía decidido a legalizar a Mundo, Raymundo y a Medio Mundo.

¡¡¡De repente!!! ¡¡¡Boom!!! Y suavecito, suavecito se vinieron abajo las torres gemelas de New York ante las miradas atónitas de todo el mundo. Ningún Mundial de Fútbol o noticia antes había alcanzado a tanta gente en el globo terrestre como lo hicieron aquellas imágenes siniestras.

Desde entonces al popular Bush le tocó bailar con la más fea, y todo cambió para siempre. En los aeropuertos hay que esperar al que viene casi en las afueras (antes se podía ir hasta el “gateâ€? de salida del avión).

También, irónicamente hay que quitarse los zapatos para entrar al gate como se hace en las Mezquitas musulmanas, y a Bush se le olvidó lo que había hablado con Fox: legalizarle la gente indocumentada en Estados Unidos.

Mientras que Mundo, Raymundo y Medio Mundo sin documentos pasaron a formar el número 12 en todas las noticias, pues se hablaba de 12 millones de “potenciales terroristasâ€? viviendo ilegalmente y había que buscarlos y sacarlos a cualquier costo.

Después de Septiembre 11 del 2001, la FED actúo inteligentemente bajando los intereses ridículamente en el mercado crediticio. Medio mundo (incluyendo Mundo y Raymundo) comenzaron a ganar dinero, gente comprando casas y vendiéndolas en tres meses al doble, bancos cobrando intereses altos (y nadie se quejó porque lo que más había era dinero).

Constructoras vendiendo a diestra y siniestra, tarjetas de crédito subiendo los límites porque la gente no dejaba de comprar (y pagaban a tiempo) le daban tarjetas a medio mundo (incluyendo a Mundo y Raymundo), condados rebosando de “property taxesâ€? subiendo imparables, gobiernos recibiendo enormes cantidades en income taxes [impuestos] cada vez más altos.

Y así, el mundo se volvió perfecto, al menos en Estados Unidos.
Pasaron 7 largos años; tan largos que a todos se nos olvidó aquel detestable Septiembre 11 del 2001.

El plan de la FED funcionó, la economía no fue afectada en lo absoluto por los atentados terroristas, al contario, todo crecía y el futuro se veía brillante en Wall Street y en Main Street, pero era presente, solo el presente que hoy ya es pasado. Ahora ha llegado la hora de pagar las facturas de Septiembre 11, tenían que venir, solo que con intereses altos.

Mientras Bush, por no haber bailado bien con la más fea, la canción que otro escogió, dejó de ser popular. Y ahora que se va, se esta yendo como el mas vil de los presidentes en la historia de Estados Unidos.

Moraleja: No tengamos otro Septiembre 11.

* Elmer Palma es un empresario que reside en el norte de Virginia.

Fuente: [email protected]

You must be logged in to post a comment Login