California regresa al closet el derecho al matrimonio homosexual

LOS ANGELES (AFP) – California dio la espalda al casamiento homosexual aprobado en mayo de este año por la Corte Suprema estatal al votar una enmienda constitucional que valida “sólo el matrimonio entre un hombre y una mujer” y deja en el limbo a miles de parejas del mismo sexo ya casadas.

Con el 96,4% de los votos escrutados a las 10H35 locales (17H35 GMT) del miércoles, se confirmó que una mayoría de 52,2% contra 47,8% se impuso en este Estado de tendencia liberal para enmendar la Constitución.

Por el momento ninguna alianza defensora de los derechos de la comunidad homosexual quiso reaccionar oficialmente ante contactos de la AFP, mientras la gran prensa local indicó que estos grupos no concederán la victoria mientras estudian el inicio de una imprevista batalla legal.

El sitio oficial del No a la conocida como “Proposición 8” publicó un comunicado fechado el miércoles pero sin dar porcentajes de votos escrutados e indicando que aún esperan por más conteos y no conceden ningún triunfo a quienes propusieron esta enmieda a la Constitución.

“Estoy muy frustrado por esta enmienda constitucional que viola los derechos de igualdad de los ciudadanos y legaliza la discriminación”, dijo a la AFP Jorge Montijo, un puertorriqueño de 34 años casado desde hace más de siete años y que votó contra la prohibición de los matrimonios gay, entre otras cosas para que su madre lesbiana goce del mismo derecho que él tiene.

La medida, que se convirtió en la manzana de la discordia en este Estado que votó por rotunda mayoría al presidente electo demócrata Barack Obama, dejaría en el limbo legal las uniones de unas 18.000 parejas del mismo sexo que se casaron durante los cuatro meses y medio que estuvo en vigencia el derecho, según señaló el diario Los Angeles Times.

En California se registraron para votar más de 17 millones de personas, de los 37 millones de habitantes, donde 61,3% votó por el presidente electo, el demócrata Barack Obama, contra 36,9% que optó por su rival republicano John McCain.

Sin embargo, los californianos mostraron un lado conservador a la hora de pronunciarse sobre un derecho ganado recién este año para la gran comunidad homosexual y que había sido celebrado con bombos y platillos desde que se empezaron a celebrar las bodas gay en junio.

En un estado donde más del 30% de la población es de origen hispano las campañas por el “Sí” a la “Proposición 8” y la del “No” gastaron 74 millones de dólares, aunque fueron las iglesias como la mormona las que aportaron hasta 10 millones de dólares para que la gente votara a favor de la prohibición.

Las campañas de los grupos más conservadores apuntaron a la comunidad latina desde agosto, con numerosos avisos en radios y televisión que alertaron sobre el peligro de la enseñanza del matrimonio homosexual en las escuelas públicas y los nuevos valores de la familia, dos aspectos relevantes para los hispanos que en más de un 60% habían votado contra los casamientos gay en otra consulta en 2000.

El cardenal del arzobispado de la Iglesia Católica de Los Angeles, Roger Mahony, dijo el miércoles que la aprobación de la Proposición 8 “fue el resultado de una coalición sin precedentes de muchas comunidades de la fe y otros ciudadanos que entendieron la importancia de mantener la institución del matrimonio”.

California era uno de los tres estados después de Massachusetts y Connecticut (este) -que lo aprobó en octubre- donde se permitía el matrimonio homosexual en Estados Unidos.

You must be logged in to post a comment Login