La defensa de la libertad de credo, tema central del foro católico-musulmán

CIUDAD DEL VATICANO (AFP) – El primer foro de líderes católicos y musulmanes convocado por el Vaticano se concluyó este jueves con un pedido público a favor de la libertad religiosa y con el compromiso común de luchar por un mundo más justo.

El papa Benedicto XVI se congratuló por la realización del primer foro a alto nivel entre católicos y musulmanes.

“Es una clara muestra de nuestra mutua estima y de nuestro deseo de escucharnos con respeto”, dijo el Papa ante los delegados.

La iniciativa inédita del Vaticano de reunir durante tres días a 58 líderes católicos y musulmanes para tratar de mejorar sus relaciones bajo el lema “El amor de Dios, el amor al prójimo” surgió después del llamado al diálogo lanzado en octubre del 2007 por 138 religiosos e intelectuales musulmanes de todo el mundo.

Ante los líderes de ambos credos de los cinco continentes reunidos en la imponente Sala Clementina, el Papa manifestó su “esperanza” de que “los derechos fundamentales sean garantizados para todos y en todas partes”.

“Los dirigentes políticos y religiosos tienen el deber de asegurar el libre ejercicio de esos derechos, con pleno respeto de la libertad individual de conciencia y de libertad religiosa”, dijo el Papa.

El seminario se clausuró tras dos días a puerta cerrada dentro de los palacios vaticanos con un encuentro especial con el público en la Universidad Pontificia Gregoriana, en el centro de Roma, durante el cual respondieron a preguntas de los asistentes.

“Tuvimos un intercambio franco e inusual”, declaró a la AFP uno de los delegados musulmanes, el italiano Yahia Pallavicini.

“Hablamos de temas molestos, como la islamofobia”, contó por su parte el profesor católico francés Joseph Maila.

A nombre de la delegación musulmana, el estudioso estadounidense Seyyed Hossein Nasr reconoció que las dos religiones “creen” en la libertad religiosa, aunque subrayó los problemas que crea el proselitismo en algunas regiones.

“Nosotros los musulmanes no aceptamos un proselitismo agresivo que destruye nuestra fe en nombre de la libertad, así como los católicos tampoco aceptarían ello si estuvieran en la misma situación”, recalcó.

Al término de los encuentros los delegados divulgaron la declaración común.

El texto condena “la opresión, la violencia y el terrorismo, en particular el cometido en nombre de la religión” y defiende el principio de “la justicia igual para todos”.

Los líderes religiosos, entre ellos musulmanes de varias tendencias, llamaron a los creyentes a trabajar “a favor de un sistema financiero ético cuyos mecanismos tengan en cuenta la situación de los pobres y desheredados (…) así como el de las naciones endeudadas”.

El foro fue organizado dos años después del controvertido discurso del papa Benedicto XVI en la universidad alemana de Ratisbona, considerado ofensivo para el islam y que generó manifestaciones y protestas en numerosos países islámicos.

El segundo foro será celebrado en dos años “en un país mayoritariamente musulmán”, el cual no fue especificado.

“Somos conscientes de que estos diálogos no darán frutos si no involucramos a las propias comunidades”, señaló el intelectual suizo Tariq Ramadan.

You must be logged in to post a comment Login