El mercado del arte alcanzado por la tormenta financiera pese a los récords

NUEVA YORK (AFP) – Obras de Picasso y de Renoir sin vender, subastadores desolados, adjudicaciones inferiores a las estimaciones mínimas y pocos récords: las tormentas son recurrentes en el mercado del arte, pero la actual golpea fuerte, reconocen los expertos.

El jueves por la noche en Christie’s casi la mitad de las obras impresionistas impresionistas y modernas ofrecidas en subasta no encontró comprador y tres lotes fueron retirados a último momento por los vendedores. Los responsables no escondían sus temores de que la crisis financiera un impacto mayor que el de los atentados de setiembre de 2001.

El lunes, en la casa de subastas rival Sotheby’s, la atmósfera era sombría pero igual se lograron récords. Un cuadro del pintor de vanguardia ruso Kazimir Malevich fue adjudicado por 60 millones de dólares, un récord para una obra rusa.

“Estamos viendo un periodo financiero difícil para el mundo, me sorprende incluso el nivel de las ventas”, reconoció Christopher Burge, presidente honorario de Christie’s, que realizó la subasta.

El día anterior, los resultados de la venta de dos colecciones privadas fueron aún más decepcionantes. Un cuadro de Mark Rothko valuado en 30 millones de dólares no encontró comprador, lo que no es un buen augurio para las ventas de arte contemporáneo previstas la semana próxima.

En los últimos años, los artistas contemporáneos -muchos de los cuales aún son jóvenes, como Jeff Koons, de 53 años, el artista vivo mejor pago del mundo- han suscitado un verdadero entusiasmo entre los coleccionistas. Un tríptico de Francis Bacon alcanzó 86,2 millones de dólares en mayo pasado en Nueva York.

El hecho de que los catálogos se hayan completado desde inicios del verano boreal explica en parte el desfase entre estimaciones demasiado elevadas y adjudicaciones a menudo al precio “de reserva”, el monto confidencial establecido entre el vendedor de arte y el propietario, por debajo del cual el cuadro no es vendido.

El jueves por la noche, sólo 11% de las obras superaron la cifra estimada de venta y el 45% se vendieron por debajo, subrayó Christopher Burge, quien se define como un “especialista en crisis”.

“Viví la de 1974 (tras el shock petrolero de 1973), la de 1991 (Guerra del Golfo) y la de 2001 (tras los atentados contra el World trade center), pero creo que esta va a ser peor que en 2001”, básicamente porque los precios han subido mucho en los últimos años, reconoció.

En una sala atestada pero donde el ambiente rezumaba pesimismo, poco más de la mitad de los 85 lotes ofrecidos obtuvieron comprador, entre ellos un Picasso con acentos surrealistas, “María Teresa y su hermana leyendo” (1934), vendido a su precio de base: 18 millones de dólares.

Solo una destacada pintura cubista, “Libro, pipa y copas” de Juan Gris (1915), fue adjudicado en 20,8 millones de dólares, superior a las previsiones más altas de la casa de remates.

Pese al derrumbe que ha sufrido Wall Street, los estadounidenses representaban el 55% de los compradores, 26% eran europeos -rusos incluidos-, el 2% de Medio Oriente y el 15% de otros lugares.

“Muchos comerciantes aprovechan la situación para mejorar sus stocks, pero el Juan Gris, por ejemplo, fue comprado por un particular. Por lo tanto todavía hay mucho dinero que circua, pero sin duda habrá que proponer menos obras y solo de muy buena calidad”, concluyó Christopher Burge.

You must be logged in to post a comment Login