Líderes católicos y musulmanes piden sistema financiero ético

Ciudad del Vaticano.- Un grupo de funcionarios del Vaticano y líderes musulmanes exigieron construir un sistema financiero mundial ético que tome en consideración a los pobres y a los países endeudados.

“Exhortamos a los privilegiados del mundo a considerar la plaga de cuantos han sido golpeados más gravemente con la actual crisis en la producción y en la distribución de alimentos”, indicaron en una declaración común.

Se trata del documento final de una cumbre católica-musulmana que concluyó la tarde de este jueves y en la cual participaron representantes de primer nivel de ambos credos con el objetivo de impulsar el diálogo recíproco.

En él pidieron a los fieles de todas las denominaciones y a todas las personas de buena voluntad cooperar para aliviar el sufrimiento de quienes padecen el hambre eliminando las causas de la misma.

Durante la última sesión de trabajo del Foro católico-musulmán se dio a conocer el texto firmado por los 58 delegados -29 por cada denominación religiosa-, y en la cual se incluyeron unos 14 compromisos mutuos.

En un gesto histórico cristianos e islámicos se pusieron de acuerdo en temas que, hasta ahora, parecía imposible conciliar: el papel de la mujer, la defensa de la vida, la condena al terrorismo y el respeto a la libertad de culto.

Entre otras cosas decidieron crear un comité permanente que coordine respuestas inmediatas a situaciones de crisis o emergencias entre ambas religiones.

Reconocieron además el carácter sagrado de la vida y la dignidad humanas, la necesidad de preservarlas, la exigencia de respeto hacia ellas así como el derecho del individuo a la propia libertad e identidad.

“La persona humana es mujer y varón, (por lo tanto) se deben empeñar juntos en garantizar que la dignidad y el respeto humanos sean extensivos a hombres y mujeres sobre una base de paridad”, indicaron en el punto número cuatro del escrito.

Defendieron el derecho de las minorías a ser respetadas en sus propias convicciones, prácticas, en los propios lugares sagrados, figuras y símbolos fundamentales, los cuales no deben ser ridiculizados.

En otro pasaje de la declaración católicos y musulmanes sostuvieron la necesidad ejercer libremente el propio culto, de manera pública o privada, sobre todo en un mundo “cada vez más secularizado y materialista”.

Afirmaron que ninguna religión ni sus seguidores deberían ser excluidos de la sociedad, que Dios se manifiesta en la pluralidad de culturas por lo cual es fuente de riqueza y jamás convertirse en causa de tensiones o conflictos.

Se dijeron convencidos de la obligación mutua en ser instrumentos de armonía para la humanidad, renunciando a cualquier opresión, violencia agresiva o actos terroristas, especialmente los perpetrados en nombre de la religión.

El último apartado de la declaración reveló que los trabajos del Foro católico-musulmán continuarán con una sesión similar a la que concluyó este jueves en algún país de mayoría islámica aún por definir.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login