Celebra Ginebra el primer Día Hispánico.

Ginebra, 8 Nov (Notimex).- Los reconocidos escritores
latinoamericanos Jorge Eduardo Benavides, Juan Carlos Méndez Guédez y
Doménico Chiappe coincidieron en señalar aquí que “la patria es el
idioma”, durante la mesa redonda “Memoria e identidad”, celebrada con
motivo del primer Día Hispánico en el Palais de l”Athénée.

Como parte del primer Día Hispánico, la Escuela Internacional de
Ginebra reunió a los tres autores, quienes comparten una situación
similar: los tres emigraron de América Latina y radican en Madrid.

Fue en España donde el trío de autores comenzó formalmente su
labor literaria y sobre este quehacer fuera de su patria fue del que
hablaron con los estudiantes.

Benavides, autor de “Los años inútiles”, “El día que rompí
contigo” y “Un millón de soles” (Alfaguara), destacó que “no me
parece extraño estar aquí hablando español, comentando sobre
literatura hispanoamericana”, ya que cada vez más las fronteras “son
cosas de policías y de aduaneros, pero no de pueblos”.

Estar aquí hablando español, añadió, le pareció el reflejo de lo
que vive la sociedad actual, en donde a diario ocurren
desplazamientos masivos que hacen que se pase por el éxodo más
importante de la historia de la humanidad.

“Y una ciudad de encuentros como ésta nos invita a ser testigos
y reflexionar sobre este proceso, ahora acelerado de la
globalización, del idioma y de la patria”, destacó Benavides.

Explicó que cuando llegó a España y empezó a escribir su primera
novela entendió que “la patria se construye desde la lejanía”.

Recordaba, dijo, a un Perú exhausto, golpeado por el terrorismo
y políticas erráticas y, con el paso del tiempo, se quedó con un
español que ya no era su “peruano guachafo”, sino uno “que no se
anquilosa sino que se renueva”.

Por su parte, Juan Carlos Méndez Guédez se dijo sorprendido de
estar en esta ciudad y mucho más por hablar de literatura en español,
pero que se sentía cómodo por ser una metrópoli en la que hay tal
diversidad que “me da la impresión de ser un lugar de muchos mundos
que conviven, de muchos mundos posibles”.

Méndez, autor de “Una tarde de campanas” (Alianza Editorial),
entre otras novelas, afirmó que ya se ha vuelto para él natural ser
extranjero, por lo que cuando regresa a su natal Venezuela “al hablar
quiero ser coloquial y ahora resulto antiguo, uso palabras de hace 15
años, soy un museo”, dijo sonriendo.

Sin embargo, aclaró que se siente bien como extranjero, “no he
perdido nada sino he ganado cosas”, aunque extraño los 17 años que
viví en Caracas, “tengo nostalgia de no ser quien era, de mis años de
juventud y no tanto esa nostalgia del espacio”.

Sigue

Celebra Ginebra el. dos. espacio”

Subrayó que “ya no participo de esa euforia terrible que es el
patriotismo, hablaría de arraigo múltiple, no de desarraigo”. Siendo
extranjero “no he perdido nada sino que he ganado cosas”, insistió.

En su turno, Doménico Chiappe, autor peruano de novelas
multimedia como “Tierra de extracción”, dijo que la globalización
obliga a las personas a dominar varios idiomas, aunque “se terminará
imponiendo el lenguaje que se utiliza en la intimidad”.

Refirió que “mis personajes son gente de ninguna parte,
transcurren en cualquier lado, no tienen identidad nacional marcada.
Mi voz narrativa la encontré en Madrid y será siempre la de un
extranjero”, destacó Chiappe.

Esa sensación de ser ajeno al contrario de molestarle, le
agrada, sobre todo por ese afán de “mirarlo todo como recién
llegado”.

Indicó que con su trabajo virtual ha explorado los lenguajes del
ordenador y del móvil (teléfono celular), y destacó que con su novela
multimedia cultiva un nuevo idioma “metido en ese fantástico mundo de
las redes”.

La iniciativa de crear el primer Día Hispánico en Ginebra la
tuvo el director general de la Escuela Internacional de Ginebra,
Nicolas Tate, quien dijo a Notimex que surgió “porque cada vez hay
más estudiantes hispanos en el colegio y más estudiantes de

You must be logged in to post a comment Login