Cimbra al Auditorio Nacional el programa del Met de Nueva York

* Se presentó en vivo la ópera “Doctor Atomic”, de John Adams

México, 8 Nov (Notimex).- El dramatismo, las emociones, los
valores morales y la garra apasionada de la ópera “Doctor Atomic”,
vista hoy en directo en el Auditorio Nacional desde el Metropolitan
Opera House de Nueva York, se admiró como un todo, pues a la
tecnología de punta se sumó una charla explicativa.

Con tres horas y 25 minutos de duración, que pasaron como un
suspiro, la ópera de John Adams y la dirección orquestal de Alan
Gilbert tuvieron como titular escénico a Penny Woolcock, con un
reparto formado por Gerald Finley, Sasha Cooke, Richard Paul Fink y
Eric Owens, que hicieron un soberbio trabajo.

Aunque el colosal foro del Paseo de la Reforma no admite ser
ocupado a su máxima capacidad (unos 10 mil espectadores) para este
novedoso tipo de eventos culturales, el programa “Estar aquí es estar
allá” permite al amante de la ópera sentirse prácticamente como si
estuviera en una butaca del Met.

Dicho programa propicia que, por primera vez en este país, una
temporada del Met, la 2008-2009, se presente en el Auditorio Nacional
en funciones que van de septiembre pasado a mayo próximo, en
transmisiones en directo con audio y sonido de alta definición.

“Doctor Atomic” tuvo su estreno mundial hace tres años, en la
Opera de San Francisco. Su entramado deja ver, con sorprendentemente
visión artística y reminiscencias históricas, cómo se gestó la
preparación de la bomba nuclear que devastó a la ciudad de Hiroshima,
Japón, el 13 de julio de 1945

Quienes asistieron a disfrutar “Doctor Atomic” pudieron tener un
panorama amplio y comprender de manera digerible la génesis,
desarrollo, nudo y conclusión de la ópera de Adams, gracias a que
“Estar aquí es estar allá” ofreció una charla previa para
sensibilizarlos y contextualizarlos.

Poco antes de iniciar la función, el director general de la
Opera de Bellas Artes, José Areán, habló en el Lunario del Auditorio
Nacional sobre el autor, intérpretes, orquesta y contexto histórico y
social en que se desarrolla la historia de “Doctor Atomic”.

Una vez en el coso, la proyección se realizó en una pantalla
Da-lite de 18 por 10 metros, una de las más grandes disponibles
actualmente en todo el mundo. Está a la altura del proscenio y antes
y después de la función es enrollada por tres poderosos motores para
que otras funciones tengan lugar.

Esta iniciativa, en la que toman parte autoridades culturales
federales y locales, así como empresarios y artistas, permite que el
público cultive su amor por la ópera o se acerque por primera vez a
ella, a precios que van de los 40 a los 160 pesos por función, aunque
hay abonos para toda la temporada.

“Doctor Atomic”, además de ser la primera nueva producción de la
Temporada 2008-2009, constituye el debut en el Met y,
consecuentemente, en México de la más reciente obra de John Adams,
con libreto de Peter Sellars. La producción estuvo a cargo de la
hábil cineasta Penny Woolcock.

Ella conoce la obra de Adams, pues en 2002 dirigió la versión
para cine de su ópera “The Death of Kinghoffer”.

El barítono Gerald Finley repitió su interpretación del “Doctor
Robert Oppenheimer” que hizo en 2005; la mezzosoprano Sasha Cooke
cantó el papel de su esposa, “Kitty”; el bajo Eric Owens al “General
Leslie Groves” y el bajo-barítono Richard Paul Fink al padre de la
bomba de hidrógeno, “Eduard Teller”.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login