Condena Papa "abominable" tráfico de órganos

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI condenó “decididamente” el comercio ilegal de órganos humanos, práctica que consideró como “moralmente ilícita” y “abominable”, sobre todo cuando involucra a niños.

“Eventuales lógicas de compraventa de órganos como la adopción de criterios discriminatorios y utilitaristas contradicen totalmente el significado mismo de la donación que se pone fuera de juego, calificándose como actos moralmente ilícitos”, dijo.

Este mensaje lo envió a los participantes en un congreso internacional promovido por la Pontificia Academia para la Vida y la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas.

El pontífice pidió a la comunidad científica y médica unirse para rechazar con urgencia los abusos en los trasplantes y el tráfico ilegal como situaciones “inaceptables”.

Deploró asimismo la creación y destrucción de embriones humanos con objetivos terapéuticos, al asegurar que la simple idea de considerar al embrión como “material” contradice las bases culturales, civiles y éticas de la dignidad de la persona.

Las declaraciones de Benedicto XVI coincidieron con una polémica encendida en la comunidad científica internacional relacionada con la muerte cerebral y su efectiva relación con la muerte total del paciente.

Hace algunas semanas, el diario oficial del Vaticano, L’Osservatore Romano, publicó un artículo que puso en duda la inexistencia de actividad del cerebro como indicador cierto del final definitivo de la vida.

Esto desató una fuerte controversia porque justamente la declaración de muerte cerebral es lo ha permitido a los médicos desarrollar la técnica de extracción y trasplante de órganos en los últimos 50 años.

Al respecto, el Papa reconoció que la ciencia ha cumplido progresos en el certificar la muerte de los pacientes, pero pidió lograr un consenso generalizado en torno a estas investigaciones “para que den certeza a todos”.

“En un ámbito como este no puede existir la mínima sospecha de arbitrariedad y donde la certidumbre no se haya alcanzado debe prevalecer el principio de precaución”, apuntó.

Por ello solicitó incrementar la reflexión interdisciplinaria para que la opinión pública pueda obtener la “más transparente verdad” sobre las implicaciones antropológicas, sociales, éticas y jurídicas de la práctica de los trasplantes.

“En estos casos debe valer siempre como criterio principal el respeto por la vida del donador para que la extracción de órganos sea consentida sólo en presencia de su muerte real”, concluyó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login