.Escudriñó autor ruso Fiódor Dostoievski el alma y el corazón humano.

México, 10 Nov (Notimex).- El novelista ruso Fiódor Dostoievski,
quien figura en la literatura universal como uno de los más
brillantes autores y mismo que escudriñó con sus obras el fondo del
alma y el corazón humano, nació el 11 de noviembre de 1821.

Con su trabajo narrativo, Dostoievski ejerció una profunda
influencia en todos los ámbitos de la cultura moderna y recientemente
fueron recordadas algunas de sus frases célebres en un espacio
virtual.

Entre ellas destacan: “El secreto de la existencia humana no
sólo está en vivir, sino también en saber para qué se vive”, así como
“Para la mujer, toda reforma, toda salvación de cualquier clase de
ruina y toda renovación moral, está en el amor”.

Autor de grandes hitos de las letras universales como “Crimen y
castigo” y “Los hermanos Karamazov”, en los que es prodigioso su
conocimiento y exploración del alma humana, el escritor nació en
Moscú.

Dostoievski tuvo una vida intensa, en la que pasó por una serie
de sucesos que marcaron su ser y la de sus obras, como también lo
muestran con claridad sus novelas “El jugador”, El idiota”, “Los
endemoniados” y sus “Memorias del subsuelo”.

De su magistral forma de escribir sobre el alma humana se tiene
como ejemplo este fragmento de “Crimen y castigo”: “. se levantó
bilioso, irritado, de mal humor, y consideró su habitación con odio.
Era una jaula minúscula, de no más de seis pies de largo, y tenía un
aspecto miserable con su papel amarillento y lleno de polvo colgando
en jirones de las paredes”.

O también de “El idiota”: “.toda su ansia era imaginarse, con
la mayor rapidez y claridad posibles, cómo sería aquello: en aquel
instante vivía y existía; en tres minutos qué cosa sucedería alguien
o algo distinto”.

Un ejemplo más es esta frase que se encuentra en “Noches
blancas”: “. yo te bendigo por el instante de alegría que diste al
transeúnte melancólico, extraño, solitario. ­Dios mío! ¨Un instante
de felicidad no es suficiente para toda una vida?”.

El escritor, cuya obra influyó profundamente en todos los
ámbitos de la cultura moderna, tuvo una infancia difícil y a los 17
años fue enviado por su padre a la Academia Militar de San
Petersburgo.

Sigue
Escudriñó. dos. Petersburgo.

Sin embargo, no pudo hallar en los estudios técnicos su pasión,
por lo que al graduarse decidió dedicarse a la literatura, y así
comenzó su primera novela, en 1846, titulada “Pobre gente”, que
recibió buenas críticas por su tratamiento favorable de esa clase
social, víctima de sus terribles circunstancias.

En su siguiente novela, “El doble”, Dostoievski abundó en el
tema las humillaciones y el consecuente comportamiento de los
desheredados.

Para 1849 fue aprehendido junto con un grupo de intelectuales
que debatían las teorías socialistas francesas, prohibidas en su
país, y fue acusado de conspirar contra los zares, por lo que tuvo
que afrontar un simulacro de ejecución.

Sus biógrafos señalan que la conmoción que esta experiencia fue
tan terrible que le provocó la manifestación de una enfermedad
latente: la epilepsia.

La sentencia fue conmutada por otra de prisión entre
delincuentes peligrosos en Siberia y a servir a su país como soldado
raso.

La situación de sadismo, condiciones infrahumanas y falta total
de privacidad que sufrió en la cárcel, que agravó su epilepsia, la
describió en “Memorias de la casa muerta”, publicada en “Tiempo”,
revista que él fundó en 1861.

Tras ser liberado, Dostoievski regresó a San Petersburgo, donde
habría de morir su primera esposa. Publicó “Humillados y ofendidos”,
novela en la que por primera vez presentó el tema de la redención y
del logro de la felicidad a través del sufrimiento, y más tarde
“Notas de invierno sobre impresiones de verano”.

Cuando “Tiempo” fue cerrada por la publicación de un artículo
supuestamente subversivo, el escritor y su hermano fundaron “Epoca”,
revista en la que presentó su única novela filosófica: “Memorias del
subsuelo”.

You must be logged in to post a comment Login