Urge El Vaticano a extirpar racismo que llevó al Holocausto

Ciudad del Vaticano.- El secretario de la sección educativa del Vaticano, Jean-Louis Brugués, urgió a extirpar el racismo que costó la vida a millones de judíos en el Holocausto y hoy “amenaza” a la sociedad moderna.

Al cumplirse 70 años de la llamada “noche de los cristales rotos” que en 1938 marcó el inicio de la persecución nazi contra los hebreos en Alemania el prelado llamó a combatir sin tregua la xenofobia y el antisemitismo.

“Es necesario redoblar esfuerzos por liberar al hombre de los espectros de la exclusión, de la marginación y el sometimiento para extirpar las raíces de estos males que se insinúan en la sociedad moderna y amenazan la pacífica convivencia humana”, dijo.

En un mensaje dirigido al Consejo de Europa de Ministros de Educación, dado a conocer este lunes por El Vaticano, Brugués ponderó que el derecho y la libertad son esenciales para evitar recaídas totalitarias no respetuosas del hombre.

Según el funcionario de la Congregación para la Educación Católica salvaguardar la dignidad del hombre no significa solamente no asesinarlo, mutilarlo o torturarlo; significa también saciar la “sed de justicia y libertad”.

Se corre el riesgo, advirtió, a caer nuevamente en la barbarie si existe pasión por la justicia y la libertad, si no se privilegia el empeño por hacer que el mal no prevalezca sobre el bien, como ha ocurrido con millones de hijos del pueblo hebreo.

Afirmó la existencia de un “compromiso con la memoria” de las víctimas del Holocausto que debe llevar la razón a reconocer el mal para rechazarlo; a suscitar en todos la valentía del bien y de la resistencia contra el mal.

“El tiempo que pasa lleva a la progresiva desaparición de los testigos directos de aquella tragedia, esto debe conducir a un esfuerzo mayor para conservar la memoria y transmitirla a las nuevas generaciones”, indicó.

Por ello, sostuvo, es necesario animar iniciativas como “La Jornada de la memoria y de la prevención de los crímenes contra la humanidad” que contribuyen a tener viva la memoria de aquellos eventos, a reflexionar y a interrogarse.

De acuerdo al eclesiástico en el centro de todo interés educativo debe permanecer el hombre y su dignidad, “la enseñanza de la memoria contribuirá así a un objetivo entre los más altos, es decir de volver más humano al hombre”, estableció.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login