Histórico encuentro de Bush y Obama en la Casa Blanca

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush y el virtual mandatario electo Barack Obama se reunieron el lunes a puerta cerrada en la Casa Blanca, en medio de un clima afectuoso pero con demarcaciones claras.

El encuentro -donde abordaron temas económicos e internacionales y que fue descrito por la Casa Blanca como “bueno, constructivo, relajado y amistoso”- antecede al primer cambio de mando en Estados Unidos desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Por parte del equipo de Obama, la reunión fue calificada como “productiva y amistosa”, en la que ambos tuvieron una “amplia discusión sobre la importancia de trabajar juntos a través de la transición”.

Obama y su esposa Michelle llegaron a la residencia ejecutiva en el centro de una larga caravana de vehículos que los transportó desde el aeropuerto nacional Ronald Reagan. De gafas oscuras, Obama había adelantado que llegaba con un “espíritu bipartidista”.

El presidente Bush y Laura aguardaban a Obama y a Michelle en el pórtico sur de la residencia ejecutiva, desde donde caminaron como si se tratara de un grupo de amigos hasta entrar en la casona del 1600 de la avenida Pensilvania.

Ataviada con un vestido rojo de una sola pieza, Michelle saludó con un beso de cortesía a la primera dama, quien lucía un conjunto anaranjado pastel, en tanto que el presidente en funciones y Obama se extendieron la mano y sonrieron, pero sin llegar al abrazo.

Desprovistos de compañía, Bush y Obama hicieron la caminata tradicional entre los pilares del Colonnade de la Casa Blanca que comunica con la Oficina Oval.

El próximo primer presidente afro americano descollaba ligeramente en altura, al hijo de una de las dinastías políticas más notorias de la historia moderna de Estados Unidos.

Conforme caminaban ante la mirada de periodistas y curiosos, el presidente electo le dio palmaditas en la espalda al presidente saliente, hicieron una breve pausa para saludar a las cámaras y después entraron a la residencia, donde tuvieron un encuentro privado.

Bush y Obama hablaron a puerta cerrada alrededor de una hora en la Oficina Oval, la primera ocasión que era visitada por el senador afro americano de Illinois.

Después la familia Bush llevó a los Obama a un recorrido por la magnifica casona, icono indiscutible de Estados Unidos, incluida la propia Oficina Oval, la recámara del ex presidente Abraham Lincoln y otros recintos.

La primera dama mostró a Michelle la parte residencial de la Casa Blanca, incluidas las posibles recámaras para las hijas de la pareja, Malia de 10 años y Sasha de 7 años.

Los Obama aún no deciden la escuela a la que asistirán sus hijas, aunque se espera su elección de un colegio público o privado será tema de debate, al igual que ya lo es la selección de la próxima mascota presidencial.

El recorrido del cuarteto por la Casa Blanca tuvo una duración de casi una hora adicional, al final de la cual Obama y su esposa dejaron la residencia en una limusina blindada para dirigirse de regreso al aeropuerto Ronald Reagan.

Bush invitó a Obama la semana pasada y lo felicitó por lo que calificó como su “impresionante” triunfo sobre el republicano John McCain.

La reunión forma parte del proceso de transición política hasta que Obama asuma formalmente la presidencia el mediodía del 20 de enero.


Laura Bush ofrece un recorrido Michelle Obama por la Casa Blanca

La primera dama ofreció a quien será su sustituta Michelle Obama un recorrido por la Mansión Ejecutiva de la Casa Blanca donde reside la familia presidencial.

Las mujeres se dirigieron a la porción residencial del edificio más famoso del mundo, el presidente Bush y Obama sostuvieron conversaciones en la Oficina Oval, ubicada en la zona de trabajo de la Casa Blanca.

Laura Bush, anfitriona de Michelle Obama, le ofreció un recorrido de familiarización por la residencia oficial, incluyendo las habitaciones que han usado los hijos de otros presidentes.

Dana Perino, vocera oficial de la C

You must be logged in to post a comment Login