Príncipes de Asturias presidieron funeral por soldados muertos en Afganistán

FIGUEIRIDO, España (AFP) – Los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, presidieron el martes en Figueirido (Galicia, noroeste) el funeral por los dos militares españoles muertos en un atentado suicida al sur de Herat, en el oeste de Afganistán.

La ceremonia comenzó a las 12h00 locales (11h00 GMT), después que los compañeros del cabo primero Rubén Alonso Ríos y del brigada Juan Andrés Suárez García llevaran sus féretros a hombros hasta el patio de la base militar de la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable (BRILAT), a la que ambos pertenecían.

Los príncipes se acercaron a consolar a las viudas y familiares de las víctimas, antes de presidir, junto al jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y la ministra de Defensa, Carme Chacón, el funeral oficiado por el arzobispo general castrense Juan del Río.

Los dos fallecidos fueron “soldados valientes de España que dieron sus vidas por la paz y la libertad” de Afganistán, que es “nuestra paz y nuestra libertad”, afirmó el religioso Juan del Río en su homilía, ante los féretros cubiertos con la bandera española.

“Ellos, con su muerte, han sembrado y siembran los valores que hacen grande a la Humanidad, los valores de la paz, la libertad, el progreso, la ayuda solidaria. La paz de allí, la libertad de allí por la que ellos han dado la vida, es nuestra paz y nuestra libertad”, añadió del Río.

Rubén Alonso Ríos y Juan Andrés Suárez García murieron el domingo cuando un conductor suicida embistió con una “furgoneta cargada de una gran cantidad de explosivos” el blindado en el que viajaban los españoles en el distrito de Sindhand, según Chacón.

En el atentado resultaron heridos otros cuatro soldados, uno de los cuales permanece ingresado en un hospital canadiense en Afganistán; los otros tres regresaron en el mismo avión que los cuerpos de Alonso y Suárez.

Estas dos últimas muertes elevaron a seis el número de militares españoles fallecidos en ataques en Afganistán.

En los últimos meses las tropas españolas se han visto envueltas en varias refriegas, lo cual abrió un debate sobre la necesidad de un eventual aumento del número de efectivos, e incluso sobre la permanencia del contingente en el país asiático.

“El debate no debe ser enviar más tropas, sino cómo llevar a cabo una estrategia de desarrollo político-militar que ponga fin a una situación de inestabilidad”, afirmó el lunes el jefe de la diplomacia española, Miguel Angel Moratinos, rechazando un incremento del contigente español.

Un total de 778 militares españoles participan en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN en Afganistán, que cuenta con unos 50.000 hombres de una cuarentena de países y lucha junto a un contingente esencialmente estadounidense contra las milicias islamistas de los talibanes.

Según el rotativo El País de este martes, Madrid podría aceptar, no obstante, enviar más tropas en caso de un “cambio de estrategia” en Afganistán.

España exige el fin de los bombardeos indiscriminados contra la población civil, una mejor coordinación entre la operación estadounidense y la ISAF, así como un control de la ONU sobre ambas fuerzas, afirma El País, citando fuentes gubernamentales.

You must be logged in to post a comment Login