Rubén Bonifaz, uno de los galardonados con la Medalla de Oro del INBA.

México, 11 Nov (Notimex).- El poeta, filólogo, traductor y
humanista mexicano Rubén Bonifaz Nuño, nacido el 12 de noviembre de
1923 en Córdoba, Veracruz, recibió recientemente la Medalla de Oro de
Bellas Artes de manos de la titular del INBA, María Teresa Franco.

En un emotivo homenaje por sus 85 años de vida, Bonifaz Nuño fue
galardonado en el Museo Nacional de Arte, donde el también traductor
de clásicos grecolatinos se dijo feliz de recibir el reconocimiento
de una institución que tiene a su cargo fomentar la cultura mexicana.

Bonifaz Nuño aseguró que su felicidad se multiplicó por la
participación del rector de la Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM), José Narro.

En el acto también estuvieron presentes los poetas Marco Antonio
Campos, Sandro Cohen y Eduardo Lizalde. Este último afirmó que podría
pasar más de 10 horas al día leyendo la destacada obra del filólogo y
estudioso del mundo prehispánico, sin cansarse.

El poeta mexicano Rubén Bonifaz Nuño, quien concilia el rigor
clásico y las palabras en libertad con el atroz universo náhuatl y la
tradición grecolatina en obras como “La muerte del ángel”, “Colección
prehispánica” y “As de oros”, cumple este 12 de noviembre 85 años de
vida.

Bonifaz Nuño estudió en la Preparatoria de la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM), luego cursó la carrera de Derecho
en la Escuela Nacional de Jurisprudencia y obtuvo el doctorado en
Letras Clásicas en 1971.

Se inició como profesor de latín en la Facultad de Filosofía y
Letras de la UNAM en 1960, hasta llegar a miembro de la Comisión de
Planes de Estudio del Colegio de Letras Clásicas del misma plantel.

Dueño de una excepcional sabiduría técnica, Rubén Bonifaz ha
afinado la versificación hasta crear sus propias modalidades
estróficas y una sintaxis peculiar que debe tanto a la poesía escrita
como al lenguaje coloquial.

El idioma dócil y tenso se ciñe con la misma precisión al canto
de la cólera o la ternura, la esperanza o la melancolía, el amor o la
soledad sin remedio que aborda en sus obras.

De acuerdo con sus biógrafos, cada nuevo libro del poeta
rectifica y mejora al anterior. Lo prosigue también y así, su obra
logra una continuidad, una coherencia sin monotonía, como muy pocas
veces se ha presentado en la lírica mexicana.

Sigue
Rubén Bonifaz. dos. mexicana.

El poeta ha ocupado diferentes puestos dentro de la UNAM desde
1954, como director General de Publicaciones, hasta coordinador de
Humanidades (1966-1974), además de que fungió como director de la
Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana, desde 1970.

Entre sus obras destacan “Los reinos de Cintia. Sobre
Propercio”, “Olmecas: esencia y fundación”, “La muerte del ángel”
(1945), “Los presentes” (1951), “Los demonios y los días” (1956), “El
manto y la corona” (1958), “El dolorido sentir” (1959), “Fuego de
pobres” (1961) y “El ala del tigre” (1969).

Además “La flama en el espejo” (1971), “Tres poemas de antes”
(1978), “As de oros” (1980), “La puerta del templo” (1980), “Fuego de
pobres” (1985), “La imagen de Tláloc” (1986), “Albur de amor” (1987),
“Escultura azteca en el Museo Nacional de Antropología” (1989),
“Hombres y serpientes, iconografía olmeca” (1989) y “Colección
prehispánica” (1993).

Desde 1963 es miembro numerario de la Academia Mexicana de la
Lengua, al igual que de la Academia Latinitate Fovendae de Roma. En
1974 recibió el Premio Nacional de Letras.

Fundador y director del Instituto de Investigaciones Filológicas
y miembro de la Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma
de México, Bonifaz Nuño fue galardonado en 1984 con el Premio Alfonso
Reyes.

Actualmente dirige el Centro de Estudios para la Descolonización
de México. Ha traducido 22 obras de clásicos grecolatinos, además de
sus notables traducciones del latín y del griego, así como ha escrito
ocho obras de interpretación crítica relativas a la cosmogonía del
mundo prehispánico, con base en el estudio de su esc

You must be logged in to post a comment Login