Obispos católicos advierten a Obama sobre el aborto

El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, el cardenal Francis George, expresó su esperanza de trabajar con el presidente electo Barack Obama, pero advirtió “posibles obstáculos” por el tema del aborto.

“Los obispos de la Iglesia Católica de Estados Unidos dan la bienvenida a este momento de histórica transición y esperan trabajar con el presidente electo Obama y los miembros del nuevo Congreso para el bien común de todos”, dijo George tras una reunión en Maryland.

“Debido a la historia de la Iglesia y el alcance de sus ministerios en este país, queremos continuar trabajando por la justicia económica y oportunidad para todos y en los esfuerzos para reformar las leyes de inmigración y la situación del indocumentado”, señaló.

Indicó, asimismo, los esfuerzos para una mejor educación y salud para todos, especialmente las mujeres y los niños, la protección de la libertad religiosa y la búsqueda de la paz dentro y fuera del país.

El cardenal George advirtió, sin embargo, que la “mala ley” que legalizó el aborto en 1973, puede dar paso a una propuesta “más radical” que prevé analizar el Congreso.

Señaló que el proyecto de ley Libertad de Opción (FOCA por sus siglas en inglés) impediría cualquier “interferencia” al aborto, lo cual obstaculizaría a las autoridades estatales aprobar “restricciones y regulaciones modestas a la industria del aborto”.

Agregó que esa medida “subsidiaría y promovería” el aborto con dinero de los contribuyentes y prohibiría la notificación a los padres, así como medidas contra el llamado “nacimiento de aborto parcial” y la protección a niños nacidos vivos luego de un aborto fallido.

“Las clínicas de aborto serían desreguladas. La enmienda ‘Hyde’ que restringe los fondos federales para los abortos sería abolida. La propuesta FOCA tendría consecuencias letales para la vida humana prenatal”, advirtió.

Ese proyecto de ley también tendría un “efecto destructivo” para la libertad de conciencia del personal médico cuya convicción personal les impide cooperar con el “asesinato privado de niños no nacidos”, dijo el cardenal.

Obama, que apoya la decisión de la mujer a decidir sobre el aborto, recibió el 54 por ciento del voto católico frente al 45 por ciento obtenido por su contendiente republicano John McCain, de acuerdo con el Centro de Investigación Pew.

Otro tema al que se opone la Iglesia Católica es la investigación de las células madre obtenidas de embriones humanos para fines médicos, que asesores de Obama consideran dar luz verde a ese tipo de estudios bloqueados por el presidente George W. Bush.

La Iglesia apoya más bien estudios con células extraídas del cordón umbilical o de órganos adultos que ya han ofrecido resultados positivos.

En la contienda electoral muchos católicos expresaron preocupación por otros temas como la crisis financiera, la guerra en Irak, la tortura, el calentamiento global, la pena de muerte y, entre los hispanos que forman la tercera parte de la Iglesia, la inmigración.

El cardenal George reconoció que “la reciente elección fue decidida principalmente por la preocupación por la economía, la pérdida de empleos y la seguridad financiera para las familias aquí y en el mundo”.

“Si la elección es malinterpretada ideológicamente como un referendo sobre el aborto, la unidad deseada por el presidente electo Obama y todos los estadunidenses será imposible de lograr” en caso de que las políticas del nuevo gobierno incrementan ese procedimiento, dijo.

Manifestó que “políticas agresivas a favor del aborto, la legislación y órdenes ejecutivas alienarán permanentemente a millones de estadunidenses y sería visto por muchos como un ataque a la libre profesión de su religión”.

Durante el debate con McCain el pasado 15 de octubre en la contienda electoral, Obama expresó su oposición al “aborto de nacimiento parcial” al indicar que apoya su prohibición, con excepción de que la vida o la salud de la madre corra peligro.

En esa oportunidad señaló que “nadie

You must be logged in to post a comment Login