Restos mortales de la cantante sudafricana Miriam Makeba llegaron a su país

JOHANNESBURGO (AFP) – La leyenda de la música africana y activista contra el apartheid Miriam Makeba realizó el último viaje a su país, adonde el miércoles llegaron sus restos mortales para ser incinerados, tras la muerte de “Mamá Africa” el domingo en Italia.

El féretro fue recibido en el aeropuerto internacional de Johannesburgo por la familia de la cantante, a la que se unieron el ministro de las Artes, Pallo Jordan, y varios importantes músicos sudafricanos.

La familia y los amigos hicieron luego una fila de autos para acompañar el ataúd hacia el tanatorio en Soweto, informaron reportes radiales.

Voz legendaria del continente africano y símbolo de la lucha contra el apartheid, la cantante murió la madrugada del lunes a los 76 años de un ataque al corazón tras un concierto de apoyo al escritor italiano amenazado de muerte por la mafia Roberto Saviano, cerca de Nápoles, en el sur de Italia.

Expulsada por el régimen del apartheid por su aparición en una película que denunciaba la segregación blanca, vivió 31 años en el exilio, principalmente en Estados Unidos y en Guinea.

En su reunión semanal, el gabinete sudafricano discutía la realización de un funeral de Estado, dijo el portavoz del ministerio, Sandile Memela.

“No hay duda de que se planteará el asunto de cuándo recibirá Mamá Africa un funeral de Estado. No hay todavía decisión, pero esperamos que al terminar la reunión sabremos cuáles son los planes”, agregó Memela.

La banda de Makeba, que regresó a Sudáfrica el martes, dió a conocer a la prensa nuevos detalles de la muerte de la cantante.

“Estaba muy feliz”, dijo a un diario sowetano el cantante y compositor Zamo Mbutho. “El público gozó con la presentación, pese a que cantó menos canciones que lo planeado inicialmente. Terminó con ‘Pata Pata’, uno de su más conocidos éxitos”, añadió.

“Después de la canción agradeció al público, les lanzó besos y con una radiante sonrisa salió del escenario. Cuando pasó junto a mí, dejó el micrófono en el tambor. Cuando baja las escaleras, cayó”.

Nacida en Johannesburgo el 4 de marzo de 1932, hija de una madre de etnia suazi y de un padre xhosa, Makeba, quien dijo no haber cantado nunca “a la política, sino a la verdad”, comenzó a cantar muy pronto en bodas y otras ceremonias.

Su carrera internacional se inició cuando, con 20 años, se unió al grupo sudafricano The Manhattan Brothers.

Reconocida por su capacidad para mezclar blues, gospel y jazz con ritmos tradicionales africanos, Makeba conoció el éxito definitivo con “The Click Song” y “Malaika”, dos de los más de 30 discos que publicó durante su carrera.

Vivió primero con el trompetista de jazz sudafricano Hugh Masekela y posteriormente con el líder del movimiento del Black Power, Stokely Carmichael. La pareja fue calificada como indeseable por las autoridades norteamericanas y ambos se refugiaron en Guinea, aunque se separaron en 1973.

La hija única de Makeba, Bongi, que tuvo a los 17 años de una primera unión, murió en 1985, y luego de su fallecimiento, Makeba se instaló en Bruselas.

Persuadida por Nelson Mandela, en 1992 regresó definitivamente a su país, instalándose en las afueras de Johannesburgo. Allí continuó luchando contra las injusticias y fundó un centro de rehabilitación para adolescentes.

You must be logged in to post a comment Login