Dan último adiós familiares y amigos a Paco Ignacio Taibo I.

México, 13 Nov (Notimex).- Escritores, amigos y familiares de
Paco Ignacio Taibo I, literato, periodista y dramaturgo, además de
infatigable promotor cultural, pugnaron porque se reedite la obra de
quien fuera uno de los más sobresalientes autores hispanoamericanos.

Benito Taibo, hijo del escritor, periodista e historiador,
aseguró que existe una parte de las obras de su padre que se
encuentra en el olvido “y que debería de reeditarse”.

Dijo que le “gustaría que la Ciudad de México reeditara algunas
de sus cosas, en esos programas para regalar que tienen en sus
tianguis. Sería bueno que eso se hiciera, que se reeditara Los
cazadores”, una de sus grandes obras de teatro. También Morir del
todo”, obra que relata el exilio español.

“A mi padre le encantaba leer, estuvo en su silla de ruedas en
los repartos de libros en los tianguis y siempre decía que regalaran
una de sus publicaciones”, recordó.

En lágrimas, Paco Ignacio II y Benito Taibo recordaron a su
padre como un hombre que se dedicó a lo que mejor sabía hacer:
escribir.

“Dejó una clara enseñanza de centenares de periodistas que
formó, educó y regañó, de que el periodismo no es un negocio sino una
pasión, un acto de servicio”, expreso Benito.

“Fue el maestro de muchas generaciones de periodistas con un
ejemplo ético a lo largo de una carrera de más de 60 años”, abundó
Paco Ignacio II.

Ante unas 30 personas, entre amigos y familiares que arribaron
desde temprana hora a su domicilio, en la colonia Condesa de esta
ciudad, para dar el último adiós al autor nacido en Gijón, Asturias,
España, el 19 de junio de 1924, los dos hijos recordaron que si algo
hizo bien su padre fue “un gran homenaje a la amistad sobre todas las
cosas”.

Fue un privilegio haber tenido un padre como él, reveló Benito
al recordar que se trató de en hombre al que no lo preocupó cuánto le
iban a pagar por su trabajo.

En la sala de su domicilio, rodeado de grandes libreros, cuadros
coloniales, máscaras prehispánicas y fotografías, en el sitio mismo
donde recibió a varios exiliados de diversos países, es velado el
cuerpo del periodista, sobre cuyo féretro fue colocado un gran sarape
con su famoso “Gato culto”.

Al respecto, Paco Ignacio I y Benito refirieron que “fue un
hombre que le dio vida a uno de los personajes más importantes de la
prensa mexicana: el Gato culto”, una viñeta que apareció diariamente
con alguna frase sobre el acontecer cultural”.

Sigue

Dan último adiós. dos. cultural”

En su oportunidad, el escritor Leo Eduardo Mendoza, amigo y
quien trabajara con Taibo I durante más de 10 años en la sección de
cultura de un diario, aseguró que el periodista “fue un ejemplo de
congruencia y honradez.

“Era un maestro, un gran escritor, un hombre generoso y que se
entregaba a su trabajo”, dijo.

Recordó que un día pasó por él a su casa para irse al trabajo y
ya en el automóvil, cuando circulaban por una calle del Centro
Histórico, vieron pasar a Cuauhtémoc Cárdenas y Taibo I le aplaudió
por haberse retirado de la precandidatura presidencial.

“Qué puedo decir, eran cosas de Taibo, era un hombre muy
ocurrente y divertido”, agregó.

Al respecto, Marina Taibo, nieta del autor de novelas como
“Pálidas banderas”, “Siempre Dolores”, “Fuga, hierro y fuego” y “Flor
de la tontería”, recordó a su abuelo como un hombre que le enseñó a
sonreír pese a las circunstancias.

“Lo quise mucho. Tuvimos varios viajes, entre ellos a París y
Nueva York, le encantaba mucho esta última ciudad. Viajar con él era
una de las cosas más deliciosas que había”, dijo.

Decenas de personas continúan su paso por el domicilio para
despedir al autor de una prolífica obra entre teatro, crónicas,
ensayos y novelas, quien en mayo pasado recibió el Premio Nacional de
Periodismo.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login