Asesinato de Politkovskaia ante justicia rusa pero sin el presunto autor

MOSCÚ (AFP) – Un tribunal militar de Moscú juzgará a partir del lunes a los presuntos participantes en el asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaia, aunque en el banquillo de los acusados no estarán ni el autor material ni la persona que encargó la ejecución de la reportera.

El juez decidirá en la primera audiencia si el proceso se desarrollará a puerta cerrada, pese a las protestas de los familiares de la víctima y de sus abogados.

La celebración del juicio a puerta cerrada podría justificarse por el hecho de que uno de los acusados, Pavel Riaguzov, es agente del FSB (ex KGB). Este hombre, sospechoso de haber facilitado la dirección de Politkovskaia, pidió y consiguió que este caso sea juzgado por un tribunal militar.

“Pediremos firmemente que el proceso sea abierto. Mi madre era periodista y considero que es imposible hacer de este proceso, que concierne a una periodista, un proceso cerrado”, declaró a la AFP Ilia Politkovski, hijo de la víctima, aunque consideró “poco probable” que su demanda fuera satisfecha.

Ni las personas cercanas a la reportera ni las asociaciones de defensa de los periodistas esperan que la audiencia esclarezca por completo el asesinato.

Anna Politkovskaia, una de las pocas periodistas rusas que siguieron cubriendo el conflicto armado de Chechenia lanzado en 1999 y que denunciaba las violaciones a los derechos humanos en Rusia, fue asesinada el 7 de octubre de 2006 en Moscú a la entrada de su edificio.

Además del agente del FSB, tres personas están acusadas de su asesinato: dos chechenos, los hermanos Yabrail e Ibraguim Majmudov, sospechosos de haber vigilado a la víctima, y un miembro de la policía criminal rusa, Serguei Jayikurbanov.

El presunto autor de los disparos que terminaron con la vida de la reportera, un tercer hermano Majmudov, Rustam, está prófugo. Y la identidad de quien encargó el crimen, así como el motivo, nunca se han conocido.

Dimitri Muratov, jefe de la redacción de la publicación para la que trabajaba la reportera, la Novaia Gazeta, acusó a agentes de los servicios de seguridad rusos de haber “organizado” y “coordinado” el asesinato.

El fiscal general Chaika afirmó por su lado que el asesinato fue encargado desde “el extranjero” para “desestabilizar” al entonces presidente Vladimir Putin, una acusación percibida como una alusión al magnate ruso Boris Berezovski, exiliado en Londres y feroz opositor al Kremlin.

Boris Timochenko, del Fondo de Defensa de la Transparencia, una asociación rusa defensora de la prensa, denuncia “la ausencia de voluntad política” para descubrir quién ordenó la muerte de Anna Politkovskaia.

“Por experiencia sabemos que este tipo de casos nunca son resueltos en nuestro país. Pero al menos es positivo que esta vez el asunto haya llegado en parte ante el tribunal”, dijo.

You must be logged in to post a comment Login