Sudáfrica rinde un último homenaje a su leyenda de la música Miriam Makeba

JOHANNESBURGO (AFP) – Miles de personas rindieron el sábado en Sudáfrica su último homenaje a la legendaria voz del continente africano y símbolo de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica, Miriam Makeba, fallecida el lunes en Italia.

El acto público en una sala de conciertos de Johannesburgo reunió a algunos de los más célebres músicos y artistas de Sudáfrica, así como a políticos, que con música y poesía saludaron la memoria de la cantante conocida como “Mamá Ã?frica”.

La artista falleció en la madrugada del lunes 10 de noviembre de un paro cardiaco después de dar cerca de Nápoles (sur de Italia) un concierto a favor del escritor Roberto Saviano, amenazado de muerte por la mafia.

Miriam Makeba tenía 76 años, y pasó casi la mitad de su vida exiliada a causa del régimen racista sudafricano.

“Al morir, estaba haciendo lo que mejor sabía hacer. En sus propias palabras, amaba la música más que nada, y siempre estaba feliz cuando se encontraba en la escena actuando”, dijo el ministro de Cultura Pallo Jordan.

El ministro elogió a Makeba como “una mujer cuyo nombre se hizo sinónimo de la lucha mundial por la libertad en Sudáfrica”.

Nacida en Johannesburgo el 4 de marzo de 1932, Makeba era una de las cantantes más conocidas del continente africano, por superéxitos como “Pata Pata” y “The Click Song”, pero también por su denuncia del régimen del apartheid.

El régimen supremacista blanco de Sudáfrica le quitó a la artista su ciudadanía en 1960, e incluso le impidió volver al país para asistir al funeral de su madre. La cantante pasó más de tres décadas exiliada en Estados Unidos, Guinea y Europa.

Makeba ganó un Grammy en 1965, pero su música fue prohibida en su país natal después de que apareciera en una película antiapartheid.

Convencida por Nelson Mandela, recién salido de prisión, Makeba volvió definitivamente a Sudáfrica en 1992, cuando el régimen racista contra el que luchó estaba siendo desmantelado.

Sin embargo, tardó seis años en encontrar alguien en la industria discográfica sudafricana que quisiera producirle un disco. Cuando al fin lo consiguió lo llamó “Patria”.

Este sábado, los participantes en el homenaje reconocieron los problemas que tuvo Makeba para alcanzar en su país el mismo éxito que en el extranjero.

“Quizá hemos cometido muchos errores como músicos”, dijo el organizador de conciertos Sam Mhangwani. “Quizá si hubiésemos tenido suficientes espectáculos en Sudáfrica no habría muerto en Italia”, añadió.

El músico sudafricano de jazz Hugh Masekela interpretó un solo fúnebre de una de las canciones de Makeba, y el poeta Maishe Maponya leyó un poema que elogiaba a Makeba por “generar esperanzas nuevas para el futuro”.

El presidente Kgalema Motlanthe, en Washington para la cumbre del G20, rindió tributo a Makeba en un mensaje de video.

“En su música resonaba la conciencia sobre las verdaderas condiciones de los sudafricanos”, dijo el mandatario.

El ex presidente Thabo Mbeki, la vicepresidenta Baleka Mbete, y la canciller Nkosazana Dlamini-Zuma figuraban entre los políticos que asistieron al homenaje, en el que junto al escenario desfilaron sobre las pantallas imágenes de la vida de la artista.

You must be logged in to post a comment Login