Se reencuentra Marco Antonio Flores con su propio trabajo creativo

* El poeta guatemalteco plasmó sus recuerdos en “Antología personal”

México, 16 Nov (Notimex).- De la “realidad tocada de
irrealidades”, el poeta guatemalteco Marco Antonio Flores cazó sus
recuerdos para plasmarlos en su más reciente libro “Antología
personal”, que constituye el reencuentro con su trabajo creativo a lo
largo de 42 años.

Cuando uno se enfrenta a lo que escribió durante las cuatro
décadas pasadas no se reconoce, expone el autor en la introducción,
“pareciera que esas palabras han perdido mucho de la emoción que las
provocó y que ahora fueran distantes y un tanto ajenas”.

No obstante agregó que “cuando surgieron para sintetizar una
intensa emoción que surgía empalabrada de lo más hondo del
inconsciente, estaban vivas y parecían latir”.

Quizá ahora, para quien se acerque a ellas en esta antología
personal, sigan tan vivas como cuando nacieron para dar testimonio de
un instante, de ese momento irrepetible en el que el poeta revela sus
más intensas emociones y a través de ellas descubre, sin esperarlo,
quién es.

“Yo me acerqué a ello cuando tuve 20 años. En ese momento lo
dejé todo: academia, intereses familiares, planes y promesas de una
vida cómoda y decidí, quien sabe por qué, escribir un soneto sin
tener un antecedente o un conocimiento previo para hacerlo”, recordó.

Agregó que fue resultado de un impulso y que quizás éste fue
producto de un intenso anhelo de soledad o de la necesidad de amar y
ser amado por las mujeres, o de la búsqueda de conocer su identidad,
conocer su verdad y enfrentarse a ella vestido de palabras.

“O tal vez todo esto me llevó a sumergirme a esa palabra
desconocida, esa que uno descubre en lo más profundo de sí, sin
quererlo”, añadió.

Dijo que finalmente comprendió que sólo en la poesía se
despojaría de todas las falsas vestiduras y podría enfrentarse a su
verdad.

Flores también se ha desarrollado como narrador, periodista,
catedrático, investigador universitario y conferencista.

Hoy, 48 años después, vuelve a los poemas que escribió durante
cuatro décadas, y que poco a poco le han desvelado su pasado.

El autor se remontó a 1963 cuando escribió su primer libro en la
Habana, Cuba, y se lo llevó al poeta cubano Cintio Vitier, quien lo
prologó y lo presionó para que lo publicara lo más pronto posible
“porque había que acabar con el peso muerto que constituiría el no
hacerlo”.

Sigue
Se reencuentra. dos. hacerlo”.

A partir de entonces, explicó que nunca volvió a leer un libro
suyo después de terminarlo y publicarlo. “Jamás retorné a esas
emociones y sentimientos que eran producto de un tiempo desparecido”,
pues decidió vivir cada etapa vital sin recurrir al pasado.

“No sé de memoria ningún poema que haya escrito en esas cuatro
décadas. Incluso la mayoría ni los recuerdo”, enfatizó, por lo que
cuando se le planteó realizar esta antología dijo no saber por dónde
comenzar ni qué tipo de criterio o lectura debería tener o hacer para
reunir lo más representativo de sus poemas.

Aseguró que tardó más de un mes en la búsqueda de las
respuestas, sin encontrarlas, “así que cuando comprendí que el tiempo
que me quedaba era corto, me senté a leerme y asombrado me descubrí”.

A lo largo de su trayectoria como literato ha escrito ocho
poemarios. Cada libro representa una etapa de su vida y cada uno,
expuso, “es la síntesis y la catarsis de esa etapa”, por lo que cada
quien está ligado a un tema central que engarza el contenido de un
momento de su existencia y de los acontecimientos históricos y
sociales que lo rodearon.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login