Encuentro con la ópera en el Lunario.

México, 17 Nov (Notimex).- Como parte de las actividades del
ciclo Lunes del Do de Pecho, hoy inicia en el Lunario “Lo que quieres
saber sobre ópera y no te atreves a cantar”, tercera charla dedicada
a “La Condenación de Fausto”, de Héctor Berlioz (1803-1869).

Esto con el propósito de enriquecer el programa “En vivo desde
el Met de Nueva Yok” y ofrecer un recorrido por el mundo de la ópera,
en voz de expertos.

El Auditorio Nacional, en colaboración con la Coordinación
Nacional de Música y Opera del INBA, y el Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes, programaron para esta tercera fecha a un experto
en la materia que hablará sobre la obra que será transmitida en vivo,
vía satélite, el 22 de noviembre desde el Met de Nueva York.

Posteriormente serán interpretados, en piano y voz, fragmentos
de La Condenación de Fausto y otros temas para que el público se
familiarice con las creaciones del autor de la Sinfonía Fantástica
(1830).

En esta ocasión, la soprano mexicana Amelia Sierra, acompañada
por el maestro Angel Rodríguez, interpretará “D”amour l”ardente
flamme”, de La Damnation de Faust; “Villanelle” y “L”ille inconnue”,
de Les nuits d”été, Op. 7 y Za?de, bolero Op. 19, número 1.

Fausto, un viejo y desengañado filósofo, pasea por la campiña.
El canto de los aldeanos lo abruma porque reconoce que no
experimentará en carne propia la felicidad de una vida sencilla.

Regresa a su casa con una resolución: quitarse la vida. Cuando
está a punto de hacerlo, aparece Mefistófeles, quien le ofrece
llevarlo a un viaje y le promete la sabiduría y el cumplimiento de
todos sus deseos.

Fausto acepta y es conducido a una posada en Leipzig, donde
priva el sarcasmo y la vulgaridad.

Con sus poderes, Mefistófeles lo conduce a un prado y entonces
le muestra la visión ensoñadora de Marguerite. Fausto se enamora de
ella. En la figura Marguerite, Fausto encuentra su ideal de pureza e
inocencia femenina y ella, al hombre con el que ha soñado.

Días después, Mefistófeles aparece ante Fausto para avisarle que
su amada está en prisión y será llevada a la horca. Mefistófeles
afirma poder salvarla, a cambio del alma de su alma.

Fausto se da cuenta que no va rescatar a Marguerite, sino que ha
sido llevado al infierno. Allí, demonios y almas en pena saludan a
Mefistófeles y dan la bienvenida a Fausto. Marguerite, en tanto, es
salvada y acogida en el cielo.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login