Destacan programas antipandillas para jóvenes en EU y Centroamérica

La Oficina en Washington para América Latina (WOLA) destacó los esfuerzos innovadores contra la violencia juvenil que se han realizado mediante programas para la prevención de las pandillas en Estados Unidos y Centroamérica.

“Los jóvenes pandilleros no son generalmente criminales violentos. Son jóvenes que, con el apoyo de su comunidad, pueden convertirse en agentes del cambio para sus propias comunidades”, dijo Lainie Reissman, de la organización no gubernamental WOLA.

“Las respuestas efectivas a la violencia pandillera deben incluir la participación de gobiernos locales, iglesias, escuelas y proveedores de servicios sociales”, señaló.

El reporte examinó tres proyectos comunitarios en Estados Unidos y tres en Centroamérica, y exhortó a los gobiernos a apoyar ese tipo de programas.

Los programas incluidos en el reporte son Identity, del condado de Montgomery, en Maryland; Iniciativa de Movilización Comunitaria (CMI) en Herndon, Virginia; y la Sociedad de Intervención de Pandillas en los vecindarios de Columbia Heights y Shaw en Washington.

En Centroamérica, se destacan el Grupo Ceiba, de Guatemala; Paz y Justicia, de Honduras, y el Equipo Nahual, de El Salvador.

El fenómeno de las pandillas en la región se presenta frecuentemente con imágenes deshumanizadoras de criminales violentos sin esperanzas de rehabilitación.

Sin embargo, la mayoría son jóvenes sin familia que carecen de apoyo comunitario, modelos y oportunidades económicas, especialmente en Centroamérica donde la seguridad ciudadana sigue siendo de gran preocupación.

En Estados Unidos, las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Calle 18 surgieron de inmigrantes centroamericanos, particularmente en Los Angeles, a mediados de la década de 1980.

De acuerdo con la Alianza Nacional de Asociaciones de Investigadores de Pandillas (NAGIA), en Estados Unidos hay entre 38 mil y 40 mil miembros de esas dos pandillas.

Las barreras del idioma así como un acceso limitado a la atención médica, educación y empleo contribuyen a la marginalización de los jóvenes, añadió el informe.

De acuerdo con WOLA, la mayoría de jóvenes en las pandillas centroamericanas no están involucradas en el crimen organizado o el narcotráfico, y ni siquiera en la venta de drogas callejera.

En Maryland, las autoridades federales han aplicado la ley contra el crimen organizado (RICO, siglas en inglés) para procesar en Maryland a decenas de miembros de la Mara Salvatrucha e imponerles penas federales más severas que las aplicadas a nivel estatal y local.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login