Lieberman mantiene influyente posición en el Senado

El senador independiente Joseph Lieberman mantendrá la presidencia del influyente Comité de Seguridad Interna de ese organismo legislativo pese a respaldar a su colega republicano John McCain en los pasados comicios presidenciales.

La mayoría demócrata que controla el Senado dejó de lado su enojo contra Lieberman, que durante la campaña criticó al ahora presidente electo, el demócrata Barack Obama, pero que a su vez rechazó cualquier represalia en un espíritu bipartidista.

La “vasta mayoría” de los demócratas quiere mantener al senador Lieberman como presidente de su organización política y miembro del Comité de Servicios Armados, señaló en una rueda de prensa el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

Agregó que miembros del Senado indicaron que éste no era tiempo para represalias, sino para resolver los problemas que afronta el país, especialmente en lo relacionado a la crisis financiera.

Reid dijo que al igual que otros demócratas, también le enfadó la actuación de Lieberman en la contienda electoral, pero señaló que el senador ayudó a que los demócratas tuvieran la mayoría en el Senado en los pasados dos años que permitió la aprobación de “históricos presupuestos”.

A su turno, Lieberman manifestó que la decisión de los demócratas fue “de reconciliación y no de retribución” y agradeció tanto a Obama, como a sus colegas demócratas Christopher Dodd, Ken Salazar, Bill Nelson y Tom Carper.

Señaló que, a petición de Reid, dejará la presidencia del subcomité de Medio Ambiente “en un espíritu de cooperación” y para “hacer espacio” a nuevos senadores que quieren integrar esa entidad legislativa.

El senador defendió su apoyo a McCain como “un asunto de principios” y de una “amistad cercana” y relación de trabajo, pero lamentó haber formulado declaraciones durante la campaña que “desearía que no se hubieran formulado”.

Lieberman fue el compañero de fórmula del candidato presidencial demócrata Albert Gore en las reñidas contiendas de 2000 en las que resultó ganador el republicano George W. Bush.

Tras perder la candidatura del Partido Demócrata en las primarias de 2006 debido en parte a su apoyo a la guerra en Irak, Lieberman ganó como independiente en las elecciones generales pero siguió votando con los demócratas.

Desde 2006 los demócratas controlaron el Senado con apenas 51 escaños –de un total de 100 miembros- con el apoyo clave de los independientes Lieberman y Bernie Sanders.

En los pasados comicios, los demócratas incrementaron a 57 el número de escaños en Senado y pueden aumentarlo más si ganan otras tres contiendas pendientes, que además del apoyo de los independientes los podría llevar a una “súper mayoría” de 60 escaños para vencer medidas obstruccionistas de la minoría republicana.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login