Será doblemente histórica la asunción de Obama por asistencia

La toma de posesión del virtual presidente electo, Barack Obama, podría resultar doblemente histórica ante la posibilidad de que hasta cuatro millones de personas se concentren frente al Congreso para atestiguar el evento.

La asistencia a la toma de poder del primer presidente afroamericano marcaría un récord, superando por mucho los 1.2 millones de personas congregadas durante la ceremonia inaugural del presidente Lyndon B. Johnson en 1965, de acuerdo con el diario The Washington Post.

Pero sólo una fracción de asistentes podrán estar lo suficientemente cerca de la plataforma que se levantará en la parte oeste del Capitolio, el edificio que alberga a ambas Cámaras legislativas, donde Obama será juramentado como el presidente número 44.

Anticipando la elevada asistencia, los organizadores planean colocar enormes pantallas que proyectarán los detalles de la ceremonia, tanto en las inmediaciones del Congreso y la amplia explanada rectangular conocida como el Mall, ubicada entre el Capitolio y el obelisco a Washington.

Pantallas similares serán colocadas a lo largo de la ruta del desfile posterior a la toma de posesión, que tendrá su punto de partida en el Congreso y concluirá frente a la Casa Blanca, donde ya se construye una plataforma que albergará al mandatario y sus invitados especiales.

El alcalde de la ciudad, Andrian Fenti, dijo al diario que la estimación sobre el número de asistentes a la ceremonia ha emergido de las reuniones de preparación entre autoridades federales y locales.

Fenti dijo que ante el alto número de asistentes, se espera que muchas personas decidan acampar en los terrenos del Capitolio desde el 19 de enero, un día antes de la toma de protesta.

Quienes no deberán preocuparse por encontrar lugar son las 240 mil personas que recibirán los boletos gratuitos para asistir al evento y que serán distribuidos a través de las oficinas de los cien senadores y los 435 miembros de la Cámara de Representantes.

Los boletos serán insuficientes para atender la demanda generada, que ha obligado a algunos legisladores a dejar de aceptar llamadas relacionadas a este evento, como la representante del Distrito de Columbia (asiento de la capital) Eleanor Norton.

“Ha quedado evidente que tomar nombres sólo alienta las expectativas”, dijo Norton a la cadena de noticias CNN.

El interés generado por un evento histórico ha dado lugar a un mercado negro, a pesar de que los boletos aún no han empezado a ser distribuidos.

La senadora demócrata, Diane Feinstein, quien preside el Comité Congresional Inaugural, ha presentado una iniciativa de ley que impondría multas de hasta cien mil dólares y un año de prisión a quien sea sorprendido revendiendo estos boletos.

La acción derivó de reportes de que algunas personas han ofrecido boletos en sitios de subasta de la red internet, por un precio de hasta 40 mil dólares.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login